Los terroristas de Cambrils pedían furgonetas para una supuesta mudanza a Tarragona

Abouyaaqoub aseguró a un testigo que necesitaba su vehículo para trasladarse desde Alcanar a Tarragona

Diari de Tarragona

Whatsapp
Uno de los terroristas, con la furgoneta con la que atentaron en Barcelona. Y otro Audi A3 con el que atacaron Cambrils. El dueño del coche era Mohamed Aalla. Fotos: Colpisa/DT

Uno de los terroristas, con la furgoneta con la que atentaron en Barcelona. Y otro Audi A3 con el que atacaron Cambrils. El dueño del coche era Mohamed Aalla. Fotos: Colpisa/DT

La célula de Ripoll trató de alquilar furgonetas a varios particulares diciendo que era para hacer una mudanza. Esto han explicado tres testigos en la sesión de este jueves del juicio de los atentados de agosto del 2017 a la Audiencia Nacional.

Uno de ellos, que conocía a Younes Abouyaaqoub porque compró al joven de Ripoll un coche en 2016 por 'Wallapop', recibió una llamada dos meses antes del atentado en la cual el autor material del atropello de la Rambla le pedía su furgoneta "para hacer una mudanza", pero la quería sin conductor. Abouyaaqoub argumentó que quería que el préstamo fuera "entre musulmanes" pero que le pagaría.

El testigo, que utilizaba la furgoneta para hacer mudanzas, se  negó y dijo que probara a través de empresas de alquiler. La supuesta mudanza era desde Alcanar a Tarragona, según dijo Abouyaaqoub al testigo.

Los autores de los atentados también pidieron al propietario de una tienda de comestibles de Sant Carles de la Ràpita que les dejara su furgoneta. Fueron presencialmente a la tienda a hacer la petición. Niega que fueran clientes habituales.

Este testigo ha explicado que le dijeron que la necesitaban para mover unos "trastos" por un cambio de vivienda. El propietario se negó a dejársela. También ha atestiguado el hijo del propietario de la tienda, que ha dicho que cuando se hizo la petición él estaba en el Marruecos de vacaciones (estuvo desde julio hasta el 3 de agosto del 2017).

También ha declarado un familiar lejano de los Aalla, por parte materna, a quién Youssef llamó para pedirle su furgoneta "por una mudanza". El testigo explica que se negó a dejarsela porque él "no deja su vehículo a nadie". No llegaron a hablar de pagar por el alquiler.

Un trabajador de la compañía 'Rent a car', de alquiler de vehículos de Castellón, recibió una llamada de un miembro de la célula de Ripoll el 16 de agosto del 2017 en qué la cual pedía alquilar una furgoneta de forma "urgente". El testigo explica que lo que le sorprendió es que le dijera que llamaba desde Barcelona, pero que dijera que en una hora podía pasar a recogerla.

"Lo que es lógico es que la alquilara en Barcelona", ha dicho. El testigo ha explicado que no les alquiló ningún vehículo porque no tenía ninguno disponible. A pesar de expresar que no tenía, el chico "insistía" y expresaba tener "mucha urgencia".

También ha atestiguado el propietario de un restaurante donde trabajó Youssef Aalla, que lo llamó el 16 de agosto a mediodía pidiendo que le alquilara un 4x4. No dijo para qué lo quería. El testigo se negó a alquilarlo y recomendó que intentara alquilarla en Puigcerdá. Nunca antes le había dejado este vehículo.

Temas

Comentarios

Lea También