Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos del entorno de la plaza Europa de Salou, hartos del botellón

Critican que cadafin de semana se encuentran con botellas y vasos de jóvenes que bebenen los portales
Whatsapp
Botellas y restos de un botellón, hace unos días en la avenida Alcalde Pere Molas. Foto: cedida

Botellas y restos de un botellón, hace unos días en la avenida Alcalde Pere Molas. Foto: cedida

«Todos los fines semana por la noche tenemos que aguantar a jóvenes haciendo botellón en nuestros portales e incluso en las escaleras. Arman ruido, orinan y lo dejan todo perdido de basura: botellas de vidrio, vasos, bolsas...», aseguran vecinos de los edificios del entorno de la plaza Europa de Salou. Se quejan del «jaleo» que montan los clientes de la discoteca Flash Back cuando están fuera. Sobre todo en el parking privado del local y las calles anexas, la avenida Alcalde Pere Molas y el tramo de la autovía C-31B.

«Han convertido esta zona en un espacio de botellón cada jueves, viernes y sábado. Cuando la discoteca cierra se quedan en el parking con la música a toda caña, cantando, gritando o peleándose. El ruido retumba en las casas. Y cuando crees que no puede ser peor, pasan los Mossos d’Esquadra o la Policía Local con la sirenas en marcha», lamentan.

En el entorno de la plaza Europa viven cada vez más personas durante todo el año. «Hace treinta años la discoteca estaba apartada del centro, pero ahora hay edificios alrededor. Muchos de los que vivimos aquí tenemos que madrugar para ir a trabajar, pero apenas podemos descansar porque hasta las siete de la mañana están de fiesta», comentan.

Esta situación, dicen, se repite a lo largo de todo el año, aunque se acentúa en julio y agosto coincidiendo con la temporada alta. «En verano varias comunidades de vecinos contratamos a guardias de seguridad para evitar altercados cerca de los edificios».

Los vecinos afirman que se han quejado a la Policía Local en alguna ocasión, pero «nos dicen que no pueden hacer nada porque el parking de la discoteca es una propiedad privada».

El concejal de Seguridad Ciudadana, Marc Montagut, señala que «aunque el botellón no representa un problema en el municipio, cada vez que detectamos esta práctica actuamos y aplicamos la ordenanza de civismo. Requisamos los productos e imponemos sanciones». Y explica que beber en la calle está prohibido tanto en espacios públicos como en privados de uso público (este es el caso del parking de la discoteca).

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También