Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos recaudarán fondos para que Alfa i Omega vuelva a la playa de Torredembarra

El desmontaje ha provocado que la viuda de Rafael Bartolozzi se muestre indignada por la «falta de información»

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los operarios trabajando ayer por la mañana en el desmontaje de la escultura Alfa i Omega.  FOTO: Anna F. - Ajuntament de Torredembarra

Los operarios trabajando ayer por la mañana en el desmontaje de la escultura Alfa i Omega. FOTO: Anna F. - Ajuntament de Torredembarra

Ayer por la mañana desapareció «el icono» de la playa de Torredembarra: su escultura Alfa i Omega. El monumento, inaugurado en el año 1999, se había convertido en un referente, sobre todo, para los torrenses; pero también para los veraneantes del municipio y los residentes de las localidades de los alrededores. De momento se desconoce si podrá regresar a su sitio por el mal estado que presenta, y ya son muchos los vecinos  que se plantean incluso empezar a recoger dinero para ayudar a que pueda volver a la playa. 

El pasado lunes, Eduard Rovira, alcalde de Torredembarra, y Valeriano Pino, concejal de Vía Pública y Mantenimiento, anunciaban públicamente que a finales de esta misma semana la estructura se retiraría de la playa para poder analizar su estado a fondo y decidir sobre su futuro: volver o no a ponerla en su sitio en la playa de la localidad. Asimismo, desde el lunes, diversos operarios estuvieron trabajando en la construcción de una pontona –plataforma de trabajo con una grúa arriba– en el Puerto de Torredembarra para llevar a cabo el desmontaje de la escultura.

A las 6.30h de la mañana de ayer viernes, los operarios –un total de 10 personas– salían del Puerto de Torredembarra hacia la, hasta ayer, localización de Alfa i Omega. Alrededor de tres horas después, sobre las diez de la mañana, la «simbólica» escultura dejaba de formar parte de la playa del municipio. 

Una vez fuera de su lugar en el mar, la pontona trasladó Alfa i Omega al Puerto para después llevarla a un terreno municipal justo detrás del cementerio. Todos estos trabajos de obra de desmontaje han costado alrededor de 26.000 euros, que el Ayuntamiento ya tenía previsto en su presupuesto de 2018.

La viuda del creador, indignada

Núria Aymamí, vidua del creador de la escultura Rafael Bartolozzi, también se ha manifestado y se ha mostrado indignada por la «falta de información por parte del Ayuntamiento» porque «nadie me había avisado de lo que pensaban hacer y me quedé petrificada».  Aymamí asegura que el motivo por el que la escultura se tenga que reparar es por la «deficiencia del Ayuntamiento de Torredembarra porque en el contracto que firmaron con mi marido hay una cláusula en que mínimo cada 20 años se debe revisar el estado de la estructura y el Ayuntamiento nunca lo ha hecho». Y añade: «El problema es que el consistorio no la ha cuidado en todos estos años».

Además, Núria Aymamí también expresa: «No creo que lo mejor sea sacarla del mar, sino que sostengo que sería mejor haberla reparado in situ con la ayuda de la empresa que la hizo porque el consistorio no ha contactado con esta». Ante la alternativa de que la escultura no vuelva al mar, Aymamí se muestra inflexible: «No contemplo esa opción, tomaría acciones legales». Y añade: «Estoy segurísima de que volverá al mar».

El futuro es una incógnita

El Ayuntamiento aseguró que no sabe el futuro de la estructura porque primero se tiene que analizar su estado y valorar cuánto costaría volver a ponerla en su lugar en la playa. Eduard Rovira aseguró que la decisión sobre el futuro sería conjunta entre los ciudadanos de la localidad. Por ello y viendo el gran coste que significará volver a poner la escultura en el mar, algunos vecinos se han mostrado predispuestos a empezar un fondo comunitario para recaudar dinero para lograr que la estructura vuelva al mar después de repararla, lo antes posible. Esto los vecinos lo han propuesto como medida preventiva para que el Ayuntamiento no ponga como «excusa» que no hay dinero para volver a colocar la escultura.

Respecto a esta recaptación de fondos, los vecinos aseguran que no les importaría poner dinero, en caso de que la cantidad no fuera muy elevada. Lídia Bolero asegura que «no tendría problema en poner dinero, pero creo que es una competencia del Ayuntamiento» y esto lo secunda Lídia García, declarando: «A mí me sabe mal que la quiten porque es algo simbólico, así que espero que la vuelvan a ponerla en su sitio».

En contra de la retirada

La imagen del desmontaje era algo que interesaba a los torrenses y, por eso, algunos curiosos se acercaron al lugar para poder ver con sus propios ojos cómo se llevaba a cabo. Algunos, los más jóvenes, no se podían creeer que la escultura ya no estuviera adornando el mar porque era una cosa que «daban por hecha».

Las opiniones no han tardado en hacerse presentes. La gran mayoría en contra de la retirada definitiva de la escultura por ser «un símbolo de la playa de la Torredembarra», tal y como ha asegurado una vecina que ha añadido: «Me gusta porque queda bien en el mar, es algo curioso de ver».

Los torrenses coincidenen en que Alfa i Omega es algo emblemático que debería estar en la playa. Carlos Molina asegura que es un símbolo de Torredembarra e incluso explica: «El club de básquet de Torredembarra tiene en el escudo el Alfa i Omega, osea que mira la importancia». También los visitantes opinan lo mismo. Este es el caso de Noelia Rodríguez, que declara: «Yo vivo en Barcelona, pero he vivido en Torredembarra y creo que Alfa i Omega es algo emblemático».

Algunos se muestran sorprendidos de que el Ayuntamiento haya decidido retirarla y, en muchos casos, declaran que se han enterado por las redes sociales de que la quitarían pero que no saben el motivo exacto, así que algunos torrenses aseguran que todo ha sido demasiado rápido y que muchos no han podido digerir aún la noticia de la retirada.

Temas

Comentarios

Lea También