Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos rechazan abrir un comedor social en el Casal de Cunit

El Ayuntamiento niega ese uso y lo destinará a escuela de camareros y a servicio para personas con discapacidad

José M. Baselga

Whatsapp
El edificio del Casal está en el centro del núcleo histórico. FOTO: DT

El edificio del Casal está en el centro del núcleo histórico. FOTO: DT

La reflexión del concejal del equipo de gobierno de Cunit Toni Martínez en la revista municipal, señalando que el edificio del Casal Municipal de Cunit podría acoger un comedor social, ha levantado una aireada reacción en contra de los vecinos.

El edificio del Casal es de propiedad municipal y está en el corazón del núcleo histórico. Los críticos contra esa posibilidad consideran que un comedor social no es la mejor imagen que puede haber en el centro de un municipio que busca potenciar el turismo.


Va a JAL
Los contrarios a que en el Casal haya un comedor social consideran que afectaría al entorno y al comercio próximo y que en todo caso deberían buscarse otros emplazamientos.

Pero la alcaldesa Montserrat Carreras ha explicado al Diari que el Casal Municipal no acogerá un comedor social y que nunca se ha contemplado esa posibilidad. Carreras explica que en Cunit habrá comedor social, pero que está previsto que funcione en las antiguas instalaciones de la Junta de Acción Contra la Lepra (JAL), que llevan años cerradas a pie de la carretera C-31.

La iglesia evangelista de Cunit habría adquirido ese inmueble y allí tiene previsto gestionar entre otros servicios, un comedor social que contaría con el apoyo del Ayuntamiento y de otras entidades.


¿Y en el Casal?
Para edificio del Casal está previsto un cambio de funcionamiento. Durante años el edificio de dos plantas con diferentes salas, incluso alguna para teatro, se entregaba en concesión para la gestión del bar.

Montserrat Carreras señala que la solución de la concesión no ha dado resultado en cuanto a dinamización del equipamiento ni de su entorno. Ello provocaba que no hubiese una continuidad de actividades y que la rentabilidad para el concesionario fuese dudosa.

El Casal de Cunit acogerá equipamientos sociales que con toda probabilidad gestionará la Fundació Santa Teresa. Entre los servicios habrá una escuela de camarero y responsable de barra dirigido a jóvenes y un centro con actividades para personas con discapacidad.

Ayuntamiento y Fundació han mantenido contactos para determinar qué usos dar al edificio. Pero los vecinos también piden poder sugerir qué destino podría darse al edificio bajo la gestión municipal.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También