Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Los vigilantes estamos vendidos. Con 800 euros reemplazan a un compañero muerto"

La Asociación Marea Negra denuncia la precariedad que sufre el personal de seguridad

José M. Baselga

Whatsapp
Imagen captada del momento preciso de la agresión a los vigilantes de seguridad. Fotos: Toni Gonzalez

Imagen captada del momento preciso de la agresión a los vigilantes de seguridad. Fotos: Toni Gonzalez

El vigilante de seguridad apuñalado en la estación de Sant Vicenç de Calders y que se salvó de consecuencias más trágicas porque el teléfono móvil que llevaba en la chaqueta impidió que el puñal llegase a su cuerpo, se recupera de lo que quedó en un susto. El vigilante, vecino de Segur de Calafell, ha optado sin embargo por coger unos días de baja.

La aparente normalidad volvía ayer a la estación de Sant Vicenç, donde a primera hora otra vez un único vigilante de seguridad permanecía en el andén. Diversos usuarios del tren se acercaban para preguntar por el estado de su compañero. Esos mismos usuarios lamentaron que como tantas otras veces sólo hubiese un vigilante.

Infraestructura estratégica

El ataque ha vuelto a revelar la precariedad en la que están los vigilantes, incluso en infraestructuras estratégicas como son las vías de tren, pese a estar en nivel cuatro de alerta terrorista. Un desamparo que denuncia la Asociación Marea Negra, que clama contra la falta de medios y apoyos con los que los vigilantes deben enfrentarse a diario.

Marea Negra advierte que un teléfono móvil ha salvado la vida a un vigilante «porque a pesar de estar en zonas conflictivas, como la estación de Sant Vicenç, carecemos de chalecos antiapuñalamiento». Y el de Sant Vicenç no es el primer ataque a vigilantes con objetos punzantes.

Recortes

Para Marea Negra la falta de medios ya parte del bajo presupuesto del gestor ferroviario Adif para vigilar sus instalaciones y que a su vez lleva a las empresas que optan a la concesión a bajar precios. La situación supone «dejar con mucho riesgo a los usuarios». No ya sólo por una acción terrorista, sino por la delincuencia más salvaje, como la que se vivió en la estación a mediodía del jueves.

Porque durante la mañana de ayer un único vigilante velaba por la seguridad en una de las estaciones más concurridas de la línea de Cercanías de Barcelona. En los horarios de tarde y de noche son dos los vigilantes. Un número también insuficiente, según los usuarios, que han denunciado la escasa vigilancia de la zona, que además queda apartada del núcleo urbano.

Los vigilantes están además desamparados por las autoridades judiciales y la administración. No sólo carecen del reconocimiento de agente de la autoridad que llevaría a mayores penas para los agresores, sino que también son cuestionados por la propia sociedad cuando realizan alguna acción de inmovilización o identificación a sospechosos.

«Turnos de 8 horas pasan a ser de 12». Y todo por un sueldo que ronda los 1.000 euros. «La seguridad sale barata a Adif. Si matan a un compañero, por 800 euros al mes ponen a otro», denuncia Marea Negra

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También