Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Luz verde a la transformación cultural del antiguo Celler de Vila-seca, con la oposición en contra

Hubo un empate de votos debido a la ausencia de una concejal de Cs. El voto de calidad del alcalde sirvió para tirar adelante la propuesta, que tendrá un coste de 7,6 millones de euros

Carmina Marsinach

Whatsapp
Imagen virtual de cómo será el interior del nuevo espacio, que contará con más de 550 butacas. FOTO: CEDIDA

Imagen virtual de cómo será el interior del nuevo espacio, que contará con más de 550 butacas. FOTO: CEDIDA

El pleno de Vila-seca aprobó ayer la contratación anticipada de las obras de restauración del Celler Noucentista a pesar de las críticas y los votos en contra de la oposición. La propuesta del equipo de gobierno, formado por Vila-seca JUNTS y PSC, que no tienen mayoría absoluta, pudo tirar adelante por la ausencia de una concejal de Cs. Hubo un empate a diez votos. El voto de calidad del alcalde Pere Segura, sirvió para desempatar y aprobar el trámite. 

En la última Junta de Govern Local del 22 de julio se aprobó el proyecto ejecutivo de las obras de restauración y equipamiento del Celler por un presupuesto de 7,6 millones de euros, dos de los cuales estarán financiados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Los trabajos se han dividido en dos lotes, el de la obra civil y las instalaciones tendrá un coste de 5.930.000 millones y los equipamientos y el mobiliario 1.671.000 millones. Además, cabe recordar que el Ayuntamiento ya abonó la redacción del proyecto que ascendió a 430.000 euros. 

La previsión es que los trabajos empiecen a finales de año para cumplir con los FEDER

El proyecto redactado por Espinet i Ubach Arquitectes prevé convertir el inmueble en un equipamiento multifuncional donde habría un espacio de museización y un auditorio con un patio de 550 butacas, que no serán fijas con el objetivo de que se puedan organizar distintas actividades así como conciertos y espectáculos.

El concejal de Planificació d’Urbanisme, Xavier Farriol apuntó que se trataba de una tramitación «urgente» porque deben cumplir con los calendarios para recibir la subvención de los FEDER. 

El edil explicó que aunque el proceso de contratación ya se ponga en marcha no se hará efectivo hasta que no haya una consignación presupuestaria. 

Modificación de crédito 

Para ello, el equipo de gobierno tiene previsto llevar a cabo una modificación de crédito durante el último trimestre para poder financiar las obras a través de remanentes. Su idea es poder iniciar los trabajos a finales de este 2019. Pero podría ser que no fuera así. Según el edil de Urbanisme, si la modificación de crédito no es aprobada por el pleno, se tendrá que detener la licitación. «Soy consciente de que hay reticencias en este proyecto pero en los próximos meses hay la posibilidad de introducir modificaciones o incluso de paralizarlo», concluyó Farriol. 

Las críticas de la oposición 

El grupo municipal de Cs fue el más duro en sus críticas. El portavoz del grupo, Juan Antonio Ramírez pidió a Segura que retirara del orden del día el punto del Celler por «falta de información del proyecto». «¿Es necesario tener un teatro auditorio cuando en Vila-seca ya hay un auditorio?», se preguntaba Ramírez y señalaba que sería un «despilfarro» invertir tantos millones en construir y mantener un edificio «que con suerte se utilizará dos días al mes por un grupo reducido de personas». Explicó que no veían idóneo un teatro auditorio en un espacio ubicado justo al lado de las vías del tren y que «no se podrá insonorizar», según dijo Ramírez que les explicaron los arquitectos. 

Desde Cs temen que los trabajos no se puedan cumplir en los plazos establecidos, que se acabe perdiendo la subvención FEDER y el Ayuntamiento deba asumir los costes de terminar las obras.

Por su parte, desde Vila-seca en Comú, Carlos Cercós, quiso mostrar la disconformiudad de su formación ya que consideran que los costes del proyecto se han incrementado «considerablemente» y el diseño y los usos que se le quieren dar «no son de lo más interesantes para un equipamiento histórico». Cercós remarcó también la falta de participación de las entidades y la ciudadanía. Por «responsabilidad política y por prudencia»  votaron en contra e instaron al equipo de gobierno a reunirse para abordar la cuestión.

Desde Decidim Vila-seca Josep Forasté, puso de manifiesto que hasta ahora se le ha dado más importancia a los usos del equipamiento que a la preservación del edificio y para ellos esta tendría que ser la prioridad. Además lamentaron «no tener la posibilidad de formular enmiendas» en este proyecto ejecutivo. «Demasiada acción unilateral para un presupuesto de esa magnitud», reprochó Forasté. La formación dijo tener dudas sobre la viabilidad del uso que se le quiere dar al espacio y consideran que «no es el lugar idóneo» para acoger una sala polivalente ya que plantea «muchas dudas y limitaciones en cuanto a sonorización, iluminación, climatización, etc». 

Recuperar el consenso 

Pere Segura se mostró dolido con  la oposición. «Ha sido un proyecto hecho con consenso, con muchas fases y a día de hoy se ha perdido y eso duele». Recordó que fue el pleno quién aprobó adherirse a los fondos FEDER con un esbozo inicial del proyecto y que no tienen constancia de que ningún grupo presentara alegaciones del anteproyecto. Antes de la votación quiso recordar a las formaciones que fueran «responsables» para no perder dos millones de euros de los FEDER y medio millón del proyecto redactado. Segura se mostró abierto a hablar con todas las formaciones para recuperar el consenso antes de la modificación de crédito.

Cs se marchó del pleno porque consideraba que al presentar este y otros dos puntos en el plenario se había incumplido la ley y anunció que impugnaría el pleno.  

Temas

Comentarios

Lea También