Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mallorca exhibirá la maqueta del Mural del Sol de Miró hallada en Mont-roig

Las piezas llevaban 50 años desaparecidas. La Successió del artista las ha donado a la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma
Whatsapp
Imagen del taller del artista, donde se hallaron los fragmentos de la maqueta del Mural del Sol. Foto: Alfredo González

Imagen del taller del artista, donde se hallaron los fragmentos de la maqueta del Mural del Sol. Foto: Alfredo González

Un hallazgo realizado en el Mas Miró de Mont-roig del Camp ha permitido a la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma de Mallorca completar un rompecabezas que llevaba tiempo esperando las dos piezas que faltaban. Se trata de la maqueta del Mural del Sol, que el artista creó para la sede de Unesco en París. La Successió Miró ha donado al museo los fragmentos de la obra, que habían estado perdidos durante cincuenta años, y que ahora permitirán que pueda contemplarse íntegramente. El nieto del artista, Joan Punyet, anunció también durante el acto de firma de la donación que en octubre, la maqueta completa del Mural del Sol viajará hasta Zurich, junto a la del Mural de la Luna, y que en un futuro podrá verse en Palma.

La historiadora Elena Juncosa fue la protagonista del hallazgo. En el año 2011 fue la coordinadora del centenario del artista, y tras producirse el primer acuerdo con la familia en torno a la masía, se hizo un inventario de todo lo que había en el interior de la casa y del taller, pensando ya en convertirla en un futuro en un espacio museístico.

Los seis primeros fragmentos del mural fueron donados a Palma por el propio artista en 1981. Juncosa explica que cuando empezó a inventariar «salieron bocetos de algunos trabajos, y me encontré con cuatro trozos de ‘cartulina’, sueltos, en un rincón. Trasladé el material al Ayuntamiento, y poco a poco vimos cómo algunas piezas encajaban perfectamente». Confiesa que, desde el primer momento, el dibujo le resultó familiar, y entonces vio que se trataba del Mural del Sol que puede verse en la sede de la Unesco de París. «Cuando me di cuenta de ello, vi que los fragmentos encajaban perfectamente con la maqueta que podía verse en Mallorca», reconoce la historiadora.

Elena Juncosa es de Mallorca pero reside en Reus, y ganó una beca de investigación de la fundación Miró de Mallorca. Su trabajo se centró precisamente en la masía de Mont-roig. El inicio de su investigación partió, como ella misma explica en su informe, «de una hipótesis sobre la importancia de Mont-roig y el papel esencial que juega dentro del universo mironiano». Asimismo, recuerda que el municipio del Baix Camp jugó un papel fundamental en la vida del artista, y que fue precisamente allí donde decidió dedicarse a la pintura. Juncosa realizó la presentación de su trabajo el pasado julio en Mallorca.

La historiadora, residente en Reus, también tendrá una parte activa en la Fundació Mas Miró, para desarrollar el proyecto de conversión de la masía en una casa de artista. De hecho, la idea ya tomó forma en 2011, durante el centenario. «Vimos que organizar actos estaba bien, pero que había que hacer algo que marcara un antes y un después, y que no se tratara de acciones efímeras», explica.

Ahora, las piezas que durante medio siglo estuvieron perdidas en un rincón del taller de la masía de Mont-roig, ya han salido a la luz y han terminado de completar el puzzle del emblemático Mural del Sol.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También