Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mas Miró quiere captar la atención de los jóvenes con un juego de escapismo

La Fundació hace balance del primer año de funcionamiento y presenta las novedades para esta temporada

Cristina Sierra

Whatsapp
La masía contará esta temporada con una tienda de recuerdos. FOTO: ALBA MARINÉ

La masía contará esta temporada con una tienda de recuerdos. FOTO: ALBA MARINÉ

Mas Miró arranca su segunda temporada con novedades para todas las edades. Así lo anunciaron ayer el presidente de la Fundació Mas Miró y alcalde de Mont-roig, Fran Morancho, y la directora de la entidad, Elena Juncosa, que presentaron ante los medios de comunicación las nuevas actividades y servicios que se ofrecerán a los visitantes en los próximos meses.

Uno de los estrenos más destacados será el Hall escape Mas Miró, una experiencia «lúdica y muy singular» pensada para captar la atención del público adolescente. Como señaló Juncosa, muchos de los talleres educativos y familiares organizados están planteados para los alumnos de primaria y grupos de la ESO, pero se encuentran con el problema de que hay mucho público joven que suele relacionar los museos con el aburrimiento y por ello se impulsará un juego de escapismo que se realizará en el exterior de la masía. La iniciativa, que se pondrá en marcha a finales de verano, consistirá en resolver misterios al aire libre, aprovechando así los rincones más desconocidos que tiene el recinto. «Lo haremos fuera porque los espacios interiores son muy sensibles y consideramos que no están preparados para este tipo de juegos. El exterior nos dará mucho juego», manifestó la directora.  

Morancho volvió a lamentar que la Generalitat no se incorpore al Patronat

La otra actividad que entrará en funcionamiento en octubre será la experiencia Essència Miró, una visita exclusiva a puerta cerrada que permitirá a los visitantes ver aquellos espacios que normalmente están cerrados al público, como por ejemplo la terraza, e incluirá una degustación de los productos de la tierra. 

Por otro lado, el día 20 de abril se iniciarán las visitas teatralizadas, otra de las apuestas de la Fundació para atraer nuevos visitantes que quieran conocer el espacio de mano del masover de Mas Miró. 

En cuanto a nuevos servicios destaca la apertura en un par de semanas de la tienda con recuerdos de la masía que estará ubicada en el antiguo corral, reformado en la primera fase de las obras de adecuación. El espacio será una fusión entre las Concept Store y tiendas experienciales y permitirá realizar actividades paralelas como presentaciones de libros, siempre relacionadas con el universo mironiano. 

Fran Morancho y Elena Juncosa, delante de la masía. FOTO: Alba Mariné

Este año la Fundació también tiene el objetivo de consolidar Les Nits de Mas Miró, que se celebrarán en agosto. El día 8 se hará el acto Miró & Music, en el que se presentará el libro del nieto del artista, Joan Punyet Miró, y se realizará una visita musicalizada y una cena en el exterior. Al día siguiente será el turno de Sopar sota les estrelles, con una visita a la masía, cena en el exterior de la finca y una charla sobre las constelaciones y astronomía. La noche del 10 de agosto se proyectará el documental Miró contra Miró, presentado hace unos meses en el Grand Palais de París y que incluirá una visita guiada y una cena. 

Balance «muy positivo»
Mas Miró abrió sus puertas el 20 de abril del año pasado, coincidiendo con el 125 aniversario del nacimiento del artista. En este tiempo la casa-museo ha recibido la visita de un total de 7.306 personas (5.626 en 2018 y 1.680 este año). Elena Juncosa se mostró satisfecha con esta cifra a pesar de que el plan de actuación preveía un número inicial de cerca de 10.000 visitantes anuales. No obstante, la directora de la Fundació argumentó que estas estimaciones se enmarcaban en un equipamiento en pleno rendimiento y dentro de un año natural. «Es una cifra que nos enorgullece, se ha tenido una respuesta muy buena», manifestó. 

Abierto todo el año 
Mas Miró puede visitarse durante todo el año. En temporada media-alta se abre 5,5 días a la semana, mientras que en temporada baja abre 1,5 días a la semana.

Según los datos, los principales mercados han sido el catalán y el español, ambos con un empate del 41%, y el resto ha sido extranjero, registrando un 7% de mercado francés, un 7% de alemán y un 4% de inglés. En el balance también se presentó el grado de satisfacción de los visitantes, situado en una media de 4,5 sobre 5. Juncosa apuntó que el «sistema más revolucionario» para medir este grado es el libro donde los visitantes dejan sus mensajes. «Es el gesto más sincero, nos emociona porque el mensaje de Miró ha llegado a las personas», afirmó. 

Fran Morancho también remarcó la «credibilidad» que ha adquirido la Fundació con la apertura del espacio. «La gente no se acababa de creer que abriríamos (…) Hemos conseguido una repercusión internacional, para nosotros era importante que se supiera que prácticamente toda la obra de Joan Miró salió de Mont-roig. Además se ha creado un vínculo con el municipio, hemos acercado la figura del artista a los vecinos», aseguró el alcalde. 

Asimismo el presidente valoró muy satisfactoriamente el vínculo con las instituciones que han ayudado a impulsar el proyecto, como la Diputació de Tarragona, que cada año renueva la subvención, la Secretaría de Estado de Turismo, que está integrada en el patronato y este año ha vuelto a otorgar 200.000 euros, y los apoyos del Patronat de Turisme de la Costa Daurada y de la Agència Catalana del Patrimoni Cultural. Morancho aprovechó la ocasión para lamentar una vez más que la Generalitat no acaba de dar el paso para incorporarse al patronato de la Fundació, una petición que lleva reivindicando desde hace tiempo. «Este tema no se acaba de materializar», dijo.

Tanto el presidente como la directora tuvieron palabras de agradecimiento para la familia del artista, que siempre se ha implicado en el proyecto y recientemente ha donado once yesos originales a la fundación, algunos de los cuales se podrán ver en el taller de Miró y otros se usarán en talleres específicos de escultura. «No son piezas en sí mismo pero son muy importantes porque son el paso previo a la escultura fundida en bronce. Tiene un valor documental», afirmó Juncosa. 

Comentarios

Lea También