Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de 40 años protegiendo el patrimonio de Altafulla

El Centre d’Estudis d’Altafulla es el más antiguo de toda la provincia de Tarragona y este año cumple su cuadragesimosegundo aniversario 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El Centre d’Estudis d’Altafulla tiene su local actual en las antiguas escuelas Teresa Manero. FOTO: lluís milián

El Centre d’Estudis d’Altafulla tiene su local actual en las antiguas escuelas Teresa Manero. FOTO: lluís milián

El Centre d’Estudis d’Altafulla es una entidad sin ánimo de lucro que lleva 42 años en activo. La Ley de Asociaciones se aprobó en el 1976 y el Gobierno civil de Tarragona les dio el visto bueno en el 1977; así que, oficialmente, en febrero de ese mismo año se formó el Centre d’Estudis d’Altafulla con 12 socios. Actualmente, cuenta con 260 asociados.

Este centro de estudios «es el más antiguo de toda la provincia de Tarragona», según afirma Salvador Rovira, uno de los miembros fundadores. Rovira explica que ellos fueron los primeros en aparecer y en tener la idea de agruparse, y que después fueron surgiendo centros de otras localidades.

El centro se creó con el objetivo de estudiar los aspectos más diversos de Altafulla y divulgarlos; defender la cultura y el patrimonio cultural, paisajístico y arquitectónico de la localidad; y salvaguardar la lengua catalana. Una esencia que no ha cambiado y que es la misma que la entidad sigue a día de hoy. 

Además, la entidad siempre está dispuesta a sugerir nuevas propuestas de mejora al Ayuntamiento. Josep Maria Recasens asegura: «Nosotros somos la voz de la conciencia del Ayuntamiento porque, gobierne quien gobierne, nosotros no cambiamos».

A esto Rovira añade: «Somos libres pensadores y vamos por nuestra cuenta, somos una entidad que el gobierno no puede controlar».

Desde su creación, el Centre d’Estudis d’Altafulla ha realizado todo tipo de actividades desde conferencias hasta excursiones y una salida que no falla es la del 1 de mayo.

Rovira explica que, en la actualidad, la entidad lleva a cabo los actos que puede porque, según lamenta, «las nuevas generaciones no están interesadas en el centro»; en la actualidad, a diferencia de cuando el centro de estudios empezó, las personas jóvenes no están interesadas.

«Las nuevas generaciones se dedican a otras actividades porque tienen una jerarquía de valores distinta, algo totalmente comprensible», expresa Salvador Rovira.

En la actualidad, entre otras cosas, el Centre d’Estudis d’Altafulla participa en la Roda d’Art, que es una exposición de arte itinerante por distintos municipios. Esta actividad se creó en los años 80 pero se dejó de realizar y, casi treinta años después, se ha vuelto a impulsar en una nueva etapa. La Roda d’Art está impulsada por muchos centros de estudios de la provincia de Tarragona y pasa por diferentes municipios como Altafulla y Torredembarra.

Publicaciones de la entidad

Además de actividades, el Centre d’Estudis d’Altafulla se dedica a la divulgación de todo tipo de publicaciones, periódicas y eventuales.

La principal para la entidad sería la miscelánea anual Estudis altafullencs, que este año publicará su 42ª edición en Sant Jordi y reúne diversos trabajos sobre Altafulla de cualquier área como la historia, la botánica, la arqueología o la demografía.

Otra publicación destacada sería L’Història d’Altafulla con 3 volúmenes que comprenden la prehistoria, la romanización y la Edad Media; la Edad Contemporánea; y la Edad Moderna. Pero Josep Maria Recasens, un miembro de la Junta, asegura que «todos los trabajos que hacemos son especiales e importantes». 

Anualmente, se publica un villancico para felicitar las fiestas a los socios, que recoge los acontecimientos ocurridos hace un siglo (este año serán los de 1918).

Este tipo de publicaciones periódicas, las reciben los miembros del centro de manera gratuita. Cualquiera puede ser socio, pagando una asequible cuota anual de 26 euros y rellenando un simple formulario que se encuentra en su web.

Salvador Rovira, des del local actual del centro en las viejas escuelas Teresa Manero de Altafulla, se muestra satisfecho con todo el trabajo realizado por la entidad en estos más de 40 años y declara: «Al final, somos un grupo de amigos que disfruta y se divierte haciendo lo que hace».

Comentarios

Lea También