Más de Costa

Costa Entidades

Más de cien socios apoyan una moción de censura en el Club Nàutic Cambrils

Una plataforma, con Phillipe Trujillo y José Luis Ramos al frente, impulsa la iniciativa ante el deterioro que, aseguran, sufre la entidad

FRANCESC JOAN

Whatsapp
Embarcaciones amarradas en el Club Nàutic Cambrils. FOTO: ALBA MARINÉ

Embarcaciones amarradas en el Club Nàutic Cambrils. FOTO: ALBA MARINÉ

Sigue el pulso en el Club Nàutic Cambrils. Por tercera ocasión en el último año la entidad está inmersa en un nuevo proceso de moción de censura, después de que un grupo de socios crítico con la gestión de la directiva presidida por Ramon Vallverdú haya activado este mecanismo que contemplan los estatutos.

Al frente de la moción, que ahora apoyan más de 100 socios, figuran de nuevo Philippe Trujillo y José Luis Ramos, quienes junto con Fernando Cendra y Ramon Cañellas han constituido la plataforma conocida como EstimemCNCB (siglas del Club Nàutic Cambrils).

«Somos una plataforma de socios preocupados ante el constante deterioro del Club Nàutic Cambrils y amparados por la firme creencia que esta situación se puede y se debe revertir lo antes posible por el bien de la entidad», aseguran para explicar su iniciativa.

Enumeran hasta siete puntos para justificar su decisión de promover la moción: falta de gobernanza y nula transparencia; disminución alarmante de los ingresos ordinarios del club; deterioro de las instalaciones; deterioro de las relaciones con los trabajadores; ausencia de un proyecto deportivo que ilusione; falta de oferta de los servicios mínimos que los socios merecen; y el desprestigio y deterioro de las relaciones del club con su entorno.

Entre los aspectos más graves que denuncian figura las continuas modificaciones del proyecto de obras, sin consensuarlas con los socios, que han generado importantes retrasos (2 años) y continuos procesos judiciales en contra. En concreto, según la plataforma las demandas legales presentadas contra el Club Nàutic Cambrils ascienden a un importe de aproximadamente 1,4 millones de euros, sin conocerse aún su resolución y posible impacto en las arcas de la entidad.

También lamentan la falta de actividad del varadero (según las cuentas de la plataforma en 2018 se facturaron 230.976€, por los 104.976€ de 2020); la ocupación actual de tan solo el 69% de los amarres (hay 63 libres que suponen una pérdida de ingresos que supera los 100.000€); la falta de servicio de restauración que ha supuesto una disminución de ingresos de 30.000€ a 40.000€; la pérdida de la concesión del pantalán de chárter que hubiese sido estratégico para la entidad; o la no tramitación de subvenciones públicas para la parte formativa y de vela que clubs vecinos sí han formalizado y les ha supuesto recibir entre 30.000€ y 50.000€ adicionales a sus presupuestos.

Igualmente critican la inestabilidad de la junta directiva, de la que aseguran que han dimitido ya tres tesoreros, dos vocales y cinco asesores externos desde 2017, cuando se inició el actual mandato (vigente hasta 2023).

Los impulsores de la moción esperan que esta vez prospere e incluso adquieren públicamente el compromiso de constituirse como candidatura si sale adelante y se convocan elecciones.

La primera moción de censura fue desestimada en febrero de 2020 y la segunda, en noviembre por el Tribunal Català de l’Esport tras ser recurrida por la propia entidad, ambas por un defecto de forma con las firmas.

La directiva del CN Cambrils asegura -ya lo hizo las otras dos veces- que la moción se contempla en los estatutos y que por tanto es un mecanismo legítimo por parte de los socios. También deja claro que este grupo crítico, que califica como reducido, no ha hecho llegar a la directiva ninguna propuesta de mejora en todo este tiempo.

El club tiene en marcha la tercera fase de las obras de mejora y adjudicó hace un par de meses la gestión del restaurante.

Temas

Comentarios

Lea También