Costa Salou

Más de la mitad de los paradistas del mercadillo de Salou ya no abrirán hasta 2021

La situación económica generada por la Covid-19 ha llevado a esta circunstancia. El Ayuntamiento les guarda la plaza

ANDREA BARCELÓ-EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
El mercadillo de los lunes de Salou verá reducida la presencia de paradistas durante los próximos meses. FOTO: ALBA MARINÉ

El mercadillo de los lunes de Salou verá reducida la presencia de paradistas durante los próximos meses. FOTO: ALBA MARINÉ

Los comercios del mercadillo de Salou sufren en primera persona las consecuencias económicas de la pandemia. La mayoría de ellos no se ven capacitados para abrir el negocio y sacarlo adelante sin tener pérdidas o sin pedir un préstamo. Ni siquiera prevén tener beneficio.

En vistas de la situación del turismo, en especial el francés y británico (el más abundante en la zona) donde se ha recomendado evitar los viajes a España y en especial a la comunidad catalana, los paradistas del mercadillo salouense ven inviable la apertura de sus negocios.

Mantienen que las tasas a pagar son bastante elevadas en la zona y son muchos los que no se ven capacitados para sacar adelante sus paradas «por lo caro que es el mercado». La mayoría de ellos van trabajando por los pueblos de alrededor «donde las tasas son mucho más asumibles», dicen.

En consideración, el Ayuntamiento de Salou ha concedido excedencias, sin perder el espacio de los puestos que ocupan, a todos aquellos comerciantes que estén al corriente de los pagos y que no vean posible la apertura de sus negocios; los que tengan pagos pendientes no podrán gozar de dicha posibilidad.

A raíz de esta medida, más de la mitad de paradistas no prevén abrir sus negocios ya hasta enero de 2021. Todos ellos querrían poder abrir sus comercios en Salou, pero jurídicamente no ha sido viable una mayor subvención que les permita afrontar la apertura y por eso prefieren mantener cerradas las paradas.

«No es de nuestro agrado tener que quedarnos en casa, nosotros queremos trabajar, pero no nos sale a cuenta. Con el precio actual de las tasas, no podemos permitírnoslo», afirma Javier Domingo, uno de los comerciantes que ha pedido la excedencia y no abrirá su negocio.

Aún con las medidas tomadas por el Ayuntamiento, son muchos los que creen que las normativas generales deberían ser más flexibles en momentos como este, donde la economía pasa por un momento difícil.

Los comerciantes del mercadillo salouense aseguran que las tasas deberían equipararse a las de las demás poblaciones de la costa tarraconense (como L’Hospitalet de l’Infant), donde «sí es posible abrir los negocios y sacar beneficio. A día de hoy, la tasa de Salou ha quedado desfasada. Salou es inasumible actualmente».

Los ayuntamientos, en situaciones como estas, no tienen capacidad para maniobrar aún teniendo voluntad para ello (como es el caso del Ayuntamiento de Salou) ya que están sujetos a una serie de normas que se escapan de su control. Creen que «los cargos que se encuentran por encima de los regidores de los ayuntamientos prefieren optar por medidas paliativas». Y, según asegura un paradista, «es triste, pero prefieren dejarnos en el paro a darnos trabajo».

«No se le puede echar la culpa a nadie, pero se podía haber hecho un análisis en potencia para que la población tenga mercado», asegura Javier.

A pesar de ello, son muchos los que actualmente ya buscan acondicionar las tasas al turismo. Muchos dueños de comercios han bajado el precio del alquiler de sus locales en estos últimos diez años. Saben que para poder alquilarlos, deben ajustar los precios.

Pero el mercado en el que se asientan las paradas del mercadillo de Salou no tienen esa posibilidad, porque al ser terreno municipal no pueden reducirse, aunque tampoco se ha barajado actualmente la posibilidad. Los comerciantes esperan que con la situación actual se estudie la opción de bajar las tasas para que estas sean más asumibles.

Sin embargo, los paradistas no se dan por vencidos e intentan trabajar con los ayuntamientos para rebajar la tasa del suelo y poder cubrir la carencia de turismo de costa. «Estamos siendo optimistas», concluyen.

Temas

Comentarios

Lea También