Más de Costa

Medidas urgentes para frenar el deterioro de la capilla del Castell de Torredembarra

Situada en la planta baja de este edificio singular, actual sede consistorial, la humedad está acelerando su erosión. El presupuesto para esta obra es de 54.106 euros

Jordi Cabré

Whatsapp
La capilla del Castell todavía conserva elementos originales y el objetivo es que la humedad no descorche las paredes.  FOTO: Alba Mariné

La capilla del Castell todavía conserva elementos originales y el objetivo es que la humedad no descorche las paredes. FOTO: Alba Mariné

El Castell-Palau dels Icart de Torredembarra es el único edificio civil de nueva planta renacentista que queda en pie en Catalunya. Fue rehabilitado entre los años 1998 y 2000 tras más de 150 años de abandono. La actuación arquitectónica permitió salvar un inmueble cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XVI y que desde hace 21 años se ha convertido en la sede consistorial de la ciudad.

La fortificación-palacio del barón Lluís d’Icart, catalogada como Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN), todavía tiene espacios por restaurar, como la capilla  dedicada a Sant Joan Baptista. Este recinto de culto está situada en el patio central del Castell desde donde se da acceso a las plantas superiores y a las dependencias de esta planta.

La capilla fue una de estas estancias que quedó pendiente en la inauguración del Castell y se dejó cerrada para una futura restauración. De hecho, admite la concejala de Cultura, Núria Batet, hubo un proyecto de restauración que fue pasando de año en año hasta que se cayó de los presupuestos. 

«La restauración de la capilla será el siguiente paso. Hubo un proyecto, pero quedó en un cajón», Núria Batet (concejala de Cultura)

Ahora, la capilla se puede ver sin acceder en su interior y se observa la degradación en sus paredes, la caída de mortero y el estado de erosión palpable provocada por las condiciones de humedad que permanecen en este punto del monumento.

Los casetones se caen

La capilla se accede bajando por unos peldaños, situándose unos metros por debajo del suelo del patio central. Tiene una planta rectangular y una vuelta de cañón decorada con casetones (cada uno de los adornos huecos geométricos que se disponen en forma regular en un techo o en el interior de una bóveda). Al fondo hay un óculo cubierto por una madera y otros dos tapados por escombros de la parte posterior del Castell. 

La cancelación presupuestaria de la restauración ha motivado que esta sala, de poco más de 27 metros cuadrados, vaya deteriorándose con los años por la humedad que soportan sus paredes y bóveda.

El informe que solicitó el Ayuntamiento para un diagnóstico de la capilla lo ha elaborado el arquitecto Xavier Romaní, que en su escrito de conclusiones admite que la «capilla se encuentra actualmente en bastante mal estado sobre todo a raíz de un alto grado de humedad y falta de ventilación del recinto».

El informe técnico señala que se debe llevar a cabo una intervención urgente con el fin de evitar que «se pierda la totalidad de la información y que su degradación no avance, hasta el momento en que se decidida la restauración y reintegración integral», explica el arquitecto.

El pasado jueves, el equipo de gobierno aprobó inicialmente el proyecto ejecutivo para el saneamiento y consolidación de los revestimientos de la capilla por un importe de 54.106,14 euros.

El proyecto se encuentra en la fase de información pública y también se ha pedido un informe al Departament de Cultura de la Generalitat porque la intervención se lleva a cabo en un edificio catalogado. Si no hay retrasos, la adjudicación de los trabajos y el inicio de los mismos deberían ser dentro de pocos meses.

Para frenar la humedad, esta capilla del Castell debe tener circulación de aire, explica Núria Batet. Y para ello se procederá a abrir el óculo que se encuentra en la pared para que pueda haber una disminución de la humedad que se filtra por los muros del monumento.

«La capilla debe ser otra de las salas que debe lucir el Castell. La funcionalidad que le demos es ahora secundario, pero para poder recuperar la originalidad de esta parte del Castell renacentista es importante frenar su actual estado de degradación», concluye la concejala de Cultura.

Temas

Comentarios

Lea También