Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Medio siglo llevando la Navidad a lo más alto

El Vendrell. Hace 50 años, tres amigos montañeros decidieron que cada Navidad subirían a las cimas una creación navideña. Jaume Nin mantiene aquella aventura

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
Jaume Nin muestra la pieza que ha diseñado este año para llevar a la montaña. Como en los últimos 50 años. FOTO:  JMB

Jaume Nin muestra la pieza que ha diseñado este año para llevar a la montaña. Como en los últimos 50 años. FOTO: JMB

Y van 50 años. Sin interrupción, matiza Jaume Nin, de El Vendrell. Cinco décadas en las que ha colocado uno de sus belenes en alguna montaña de la demarcación. Esta Navidad, para conmemorar la cifra, ha diseñado uno con el número del medio siglo de una aventura que comenzó junto a Pep Bassa y Jordi Carbonell, que ya no están «y para quienes esta creación es un homenaje porque siempre los hemos tenido presentes».

La iniciativa comenzó cuando aquellos tres amantes de la montaña realizaron una excursión a la sierra de Montsant. «Decidimos dejar un Nacimiento en lo más alto».

Blau i Verd

Los tres formaban parte del grupo excursionista Blau i Verd y más tarde lo fueron del Grup Muntanyenc de La Lira Vendrellenca. «Pensamos que cada año podríamos llevar a las montañas una creación navideña. Siempre de madera». Y así lo hicieron. En montañas de El Pla de Manlleu, Montsant en varias ocasiones, Albinyana, Montblanc, El Vendrell, Montserrat...

El 50 con los detalles de las obras colocadas.

Con las primeras regresaban a las cimas para repararlas, barnizarlas, «y cuando ya no tenían solución, las enterrábamos en la zona». Pero con el tiempo el vandalismo sin sentido obligó a que tras subir la creación a la cima y hacerse la foto de rigor, volviesen a bajar la pieza a El Vendrell.

«Un año nos encontramos quemada la que se hizo dedicada a Pau Casals. Las dedicada al órgano de El Vendrell o la que pusimos en Albinyana, las robaron...». Mucho habían cambiado los tiempos. La pieza que Jaume Nin, conocido como Clavetaire, hizo en 1991 con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, duró once años.

La pieza que conmemora una aventura que dura medio siglo subirá hasta la Punta del Sec, en Vilaplana. Será la más simbólica. En el anverso del número 50 se han colocado alegorías de todas las creaciones realizadas en cinco décadas. En el reverso están los años, temas y lugares donde se colocaron. Ferran Casado también ha participado en la decoración con dibujos de los lugares.

«Cuando se iba acercando la conmemoración de los 50 años ya pensaba en cómo sería la obra», explica Jaume Nin, que cumplirá 84 años.

Hace unos tres años que pensó cómo iba a ser lo que también es un homenaje a la aventura que comenzaron los tres miembros de Blau i Verd. Porque en todas las piezas que han estado tan cerca del cielo siguen participado todos. Lo empezaron juntos y siguen juntos.

Temas

Comentarios

Lea También