Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Mi abuela perdió a su padre con cuatro años»

El impulsor del Banc d’ADN de Desapareguts de la Guerra Civil y varios testimonios trataron un tema que afecta a muchas familias

Cristina Sierra

Whatsapp
El acto tuvo lugar ayer en las dependencias del Centre Cultural de Cambrils. FOTO: Cristina Sierra

El acto tuvo lugar ayer en las dependencias del Centre Cultural de Cambrils. FOTO: Cristina Sierra

El Centre Cultural de Cambrils acogió ayer por la tarde una interesante mesa redonda sobre aquellas personas que buscan a sus familiares que desaparecieron durante la Guerra Civil. Bajo el nombre ‘Trobarem els nostres familiars?’ se trató este tema que afecta a miles de familias.
La primera parte del acto estuvo protagonizada por Roger Herèdia, impulsor del Banc d’ADN de Desapareguts de la Guerra Civil a Catalunya. Su historia personal está muy relacionada con el tema porque en su momento decidió buscar a su bisabuelo, desparecido en la Batalla de l’Ebre.

«Mi abuela perdió a su padre con 4 años. Crecí con la desaparición del padrí Jaume y recuerdo de pequeño ir a casa de mi abuela y preguntar quién era esa persona, pero no se hablaba de ello», apuntó Heredia. 

Esa curiosidad le llevó a investigar años más tarde el procedimiento que se seguía desde las instituciones públicas para ayudar a las familias afectadas. La inacción del Govern de la Generalitat le llevó a formar la entidad en 2013. «En ese momento sabíamos que 4.700 familias habían denunciar un familiar desaparecido y pedimos al Parlament que modificaran la ley de las fosas y que actualizara el mapa de las fosas detectadas porque sabíamos que habían muchas más», relató.

«Pronto podremos dar a nuestros familiares el descanso que se merecen»

El proyecto se consolidó finalmente el año pasado. «Queremos abrir fosas con más asiduidad que en los últimos 10 años», apuntó Herèdia, que aseguró que en la actualidad hay más de 500 en Catalunya. La asociación trabaja con los departamentos de Exteriors, Justícia y Salut de la Generalitat para analizar los cuerpos encontrados  y extraer su ADN, que se comparacon el ADN de aquellas personas que hayan denunciado la desaparición. El Hospital Vall d’Hebrón es el centro encargado de recoger estas muestras y registrarlas. «Gracias a la ciencia, hoy en día tenemos la esperanza de poder encontrar a nuestros familiares»,  dijo.

Herèdia acabó su charla haciendo una reflexión sobre una futura Catalunya independiente. «Se tiene que hacer por la gente que perdió la vida. Que su sufrimiento sea la base para un país mejor. Nuestros familiares podrán volver a casa pronto y les podremos dar el descanso que se merecen», concluyó.

Testimonios cambrilenses

La segunda parte del acto se centró en los testimonios de tres cambrilenses. Paquita Ill y Rosa Beltrán explicaron que habían perdido a sus padres cuando eran muy pequeñas. 

Pero quizá el testimonio más emotivo fue el de Josep Maria Ferrando, que perdió a su hermano, que pertenecía a la conocida Quinta del Biberó. Gracias a los historiadores Gerard Martí y Montserrat Flores supo hace unos años dónde estaba enterrado. Sucedió en la Batalla de l’Ebre y la familia no sabía nada de él, pensaban que había desaparecido. Su hijo, Josep María, empezó a investigar qué le ocurrió a su tío con la ayuda de un historiador. «Llegamos a la conclusión que lo habían herido y que lo llevaron al hospital pero no se recuperó y lo enterraron en la fosa común ubicada entre Pradell de la Teixeta y la Torre de Fontaubella», explicó Josep María. Un relato que emocionó a todos los presentes al acto. 
 

Temas

Comentarios

Lea También