Más de Costa

Costa Nuestra gente

Miquel Mañé: «Sufrí bullying por el deporte que practico. Aún hay mucho prejuicio»

Campeón del mundo de aeróbica

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
Miquel Mañé en uno de los ejercicios que le valen para ser campeón del mundo. FOTO: CEDIDA

Miquel Mañé en uno de los ejercicios que le valen para ser campeón del mundo. FOTO: CEDIDA

Comenzó con el baloncesto pero no le gustaba. «Me pasaba los partidos haciendo la rueda por la pista», explica Miquel Mañé, de Calafell. Entonces una amiga le propuso la gimnasia artística.

Mañé estuvo tres años con esa disciplina. Hasta que descubrió la gimnasia aeróbica por una compañera de clase, Laia Núñez, a la que siempre estará agradecido. Y le apasionó. Lleva 7 años con la especialidad que empezó a practicar en Vilanova y entrena con el Club Gimnàstica de Calafell.

Ha cumplido 18 años y ya es campeón del mundo absoluto. En 2018 lo fue en categoría junior. «La pena es que no sea una disciplina olímpica».

«Si mi ejemplo vale para que alguien no renuncie a lo que le gusta, digan lo que digan, ya me sirve»

Llegar no ha sido fácil. No sólo por los entrenos. «No menos de tres horas diarias». Sino por la intransigencia de una sociedad que no evoluciona. «Lo pasé mal. Hay mucho estereotipo sobre ese deporte». Demasiado tuvo que escuchar que era cosa de chicas. Y duele. «Hay prejuicios. Es un deporte estigmatizado».

La exigencia de entrenos, la disciplina de la alta competición y la superación han logrado que esos clichés ya le sean igual. «Pero sí, sufrí bullying por el deporte que practico».

"He llegado"

Una especialidad de gran esfuerzo, preparación y disciplina física y mental que quienes son atrevidos para calificarla ni soñarían en practicarla. «Pero las cosas son así. Ahora me da igual. Yo he llegado donde he llegado».

Habla con tranquilidad. «No pretendo ser ejemplo para nadie. Nadie debe buscar ser igual que yo, pero si mi ejemplo vale para que alguien no renuncie a lo que le gusta, digan lo que digan los demás, ya me sirve».

Con su esfuerzo quiere dar a conocer el deporte. Incluso lo llevó a Got Talent (Tele 5), donde el jurado se negó a valorarlo. ¿Cómo valorar a un campeón del mundo? Más allá de la competición, señala que es una actividad muy completa. «Cardio, fuerza, flexibilidad, agilidad...». Y a nivel psicológico, «luchar contra los estereotipos aporta carácter».

«Aquí no hay teles ni contratos millonarios. No es fútbol, no es negocio»

Estudios

Tiene claro que el deporte solo debe ser una parte de su vida. «Hay otras cosas. Familia, amigos... y los estudios. Es con el estudio con lo que me tendré que ganar la vida. La gimnasia aeróbica no da dinero. No hay televisiones ni contratos millonarios. No es fútbol, no es negocio».

Mañé comenzará bioquímica en la Universitat de Barcelona. «Me apasiona esa rama de la ciencia y el deporte no durará siempre. Con 18 años ya me duele todo». Por suerte «tengo la misma disciplina para el estudio. A veces me veo raro por ello». A veces le hace sentirse solo. «Pero no entiendo a esos jóvenes haciendo botellones en las calles y playas. No entiendo esa forma de diversión».

Revalidar título

De momento intentará revalidare el título mundial porque para lo suyo no hay Juegos Olímpicos. Sobre las Olimpiadas Mañé entiende la decisión de la gimnasta Simon Biles al retirarse del concurso general en los Juegos por un ataque de ansiedad. «La presión es muy fuerte. Todo el mundo espera lo máximo de ti. La cabeza dice basta. Y no puedes».

Mañé sintió algo parecido tras el Campeonato del Mundo junior. «En la próxima competición estás en la mirada de público, rivales, jueces, Federación... Todo el mundo te exige y tu te exiges. Se ha de ser mentalmente muy fuerte. Puedes petar. No entiendo la presión a la que se somete al atleta».

¿Cómo lo sobrelleva? «Llega un momento que te dices ¿y todas esas exigencias a qué vienen? Entonces sales a la pista a hacer lo que más te gusta. Pero requiere de mucha concentración. Me aíslo totalmente. Después de la competición soy otra persona».

Insiste en que su deporte debería ser olímpico. «Todos los deportes exigen mucho esfuerzo. ¿Por que ahora sacan el karate? No me parece mal que entre el skate, pero no se debe sacar a ninguno. Da la sensación de que todo se hace por negocio y no por deporte».

¿Y cuándo acabe los años de gimnasia aeróbica habrá algún otro deporte? «Pues me atrae la natación sincronizada. A ver entonces qué dice alguna gente, pero me lo imagino».

Temas

Comentarios

Lea También