Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Montemar, la residencia 'okupa' de Cambrils tapiada por un incendio

El equipamiento de Vilafortuny, perteneciente a Solvia, se ha tapiado en los últimos días ante el riesgo para las personas. La residencia era el hogar de empadronamiento de tres okupas

Cristina Sierra-Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: Alba Mariné

FOTO: Alba Mariné

El pasado 28 de febrero por la tarde, diferentes ventanas de la planta baja y las superiores de la antigua residencia Montemar (geriátrico de capital privado) expulsaban humo blanco. Un incendio alimentado por maderas, plásticos y suciedad en general arrasaba a lo largo de la tarde toda la planta arrás del suelo y afectaba también a las plantas superiores aprovechando que las llamas ascendían por el hueco del ascensor.

VÍDEOS: incendio en la antigua residencia Montemar de Cambrils

Bombers ha sofocado dos fuegos, uno por planta. El aviso ha sido a las 16.44 horas y se ha dado por extinguido a las 18 horas. Se sospecha que la actividad de los okupas ha podido ser el origen del incendio

El incendio se reactivó por la noche y Bombers tuvieron que trabajar hasta el filo de la medianoche para apagar todos los puntos calientes que podían alimentar de nuevo las llamas en ese edificio.

A consecuencia del incendio, los tres okupas empadronados a finales de 2018 y que lograrón vencer las reticencias del Ayuntamiento y de los vecinos de Vilafortuny, tuvieron prohibido la entrada ante el riesgo de seguridad que había si se entraba en el inmueble situado enfrente del Centre Cívic Vilafortuny, en la avenida de Mas Clariana.

FOTO: Alba Mariné

La decisión municipal (avalada por los servicios técnicos del consistorio) molestó a los okupas y uno de ellos, Jorge Fernández, intentó volver a la huelga de hambre para poder entrar en ese edificio, cuya idea de los okupas era convertirlo en una zona de talleres, actividades...

La huelga de hambre, por motivos de salud del protagonista, se terminó a los tres días. Pero en esta ocasión el Ayuntamiento se mantuvo firme en su decisión de prohibir la entrada a los empadronados.

El Ayuntamiento contactó con el titular de la residencia Montemar, Solvia (inmobiliaria bancaria), para que tapiara las ventanas de la planta baja y evitara la entrada de personas al edificio ante la situación de peligro existente y de insalubridad.

FOTO: DT

El jueves, Solvia ordenó iniciar el tapiado de las ventanas y empezó por la parte trasera del edificio para dar cumplimiento de la orden municipal de carácter urgente.

El objetivo municipal y de la propiedad de la residencia es que el tapiado de las ventanas y la puerta antiokupa ya existente garanticen que el edificio esté vacío siempre y eviten que alguien pueda entrar y arriesgarse a sufrir un accidente.

Las medidas de protección motivadas por el incendio del día 28 han logrado "expulsar" a los okupas que este verano tuvieron sus más y sus menos con el vecindario de Vilafortuny. De hecho, existe una orden de deshaucio cursada contra los tres okupas. Esta petición ahora cobraría fuerza a raíz de la prohibición de la entrada por motivos de seguridad y salubridad.

Temas

Comentarios