Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

No es delito decir 'nazi asquerosa' en un tuit a la exalcaldesa de Cambrils

Los mensajes que recibió la actual edil de Turisme por la polémica de una representación infantil del Setge son 'una crítica política'

J.Cabré

Whatsapp
La concejal de Turisme y portavoz del PDeCat fue insultada por las redes en diciembre. Foto: Alba Mariné/DT

La concejal de Turisme y portavoz del PDeCat fue insultada por las redes en diciembre. Foto: Alba Mariné/DT

Mercè Dalmau, concejal de turisme de Cambrils y portavoz del PDeCat, admitía ayer que la noticia de la tuitera Cassandra Vera la había dejado perpleja. La Audiencia Nacional ha condenado a esta murciana a un año de cárcel y siete de inhabilitación absoluta por los comentarios de burla en twiter entre 2012 y 2016 sobre el asesinato de Carrero Blanco a manos de ETA.

Sin entrar en comparaciones, lo cierto es que la edil cambrilense fue la diana de insultos y vejaciones hace más de tres meses, cuando en plena efervescencia de la polémica sobre un vídeo infantil de una escuela sobre la representación del Setge de Cambrils –criticado por supuesto adoctrinamiento nacionalista– lanzó un tuit que ponía lo siguiente: «Per la vostra informació: no és adroctrinament, és explicar als nens la seva història».

El mensaje no tardó en recibir respuestas, algunas muy desagradables. Hasta 40 tuits insultando y vejando a la concejal por su escrito. No lo dudó, acudió a los Mossos d‘Esquadra para denunciar lo que estaba viviendo. El atestado de la Policía Autonómica llegó al Juzgado de Instrucción número 3 de Reus para que el magistrado analizara el contenido y considerara si los tuits podían constituir varios delitos de injurias y calumnias.

Carpetazo al asunto

El auto del juez concluye con un sobreseimiento de la causa sin perjuicio de acciones civiles. En otras palabras, considera que no hay delito de injurias y calumnias y deja la puerta abierta a la vía civil si Mercè Dalmau lo consideraba oportuno.

La concejal de Turisme de Cambrils recibió el auto hace unos días y lo leyó con detenimiento. Ha dado carpetazo al asunto y no proseguirá por la vía civil, aunque admite que los mensajes recibidos contra su persona deberían ser algo más que una demanda por la vía civil. De hecho, ayer quiso expresar su sorpresa al ver que la sentencia contra Cassandra Vera era tan dura por lo que había escrito y en su caso nadie de los que la habían vejado merecía un toque de atención.

Expresión de crítica política

«Sois peores que los nazis», «mentirosa sectaria», «eres una fascista», «Feixistes traidors amb l’educació», «qué asco me dais, manipular las mentes de los niños» son algunos de los 21 tuits que el auto judicial califica de «expresión de crítica política».

Para el magistrado, «en esta clase de mensajes lo que hacen sus autores es mostrar un descontento con la opinión de la denunciante». Admite el juez que «reina la mala educación, pero no puede catalogarse de conducta delictiva».

«El uso de la palabra ‘nazi’ o ‘catanazi’ no es injuriar o vilipendiar, sino mostrar, con bastante mal gusto en la mayoría de los casos, una crítica política al comportamiento o posición adoptada por la denunciante», argumenta el juez para este grupo de tuits.

Otro grupo de 14 tuits que analiza este auto judicial «sí incorporan expresiones directamente injuriosas», expone el magistrado. «La puta que te parió, esperpento impresentable», «sinvergüenza», «sos tan mierda, sectaria cerda guarra», «nazi asquerosa»... forman parte de este segundo grupo de mensajes cortos analizados.

El juez admite que son insultos, «palabras inaceptables que deberían merecer sanción». Y señala en su escrito que hasta 2015 eran castigadas a través de la falta de injurias. «Sin embargo, con dicha reforma el legislador decidió dejar de perseguirlas por vía penal, remitiendo al afectado la tutela civil del derecho al honor», cita el auto.

El Código Penal

El Código Penal, en su artículo 208, castiga el delito de injurias, pero para ello exige que «por su naturaleza, efectos y circunstancias sean tenidas en el concepto público graves» y para el juez de Reus «las injurias no merecen tal consideración».

El juez cita un caso similar ocurrido en Madrid el 8 de noviembre de 2016 que confirma el sobreseimiento de la causa por no ser ya los hechos constitutivos de delito.

Existe un tercer apartado de tuits –son cinco– que los Mossos consideraban que quizá eran constitutivos de delito de calumnias: «Això té un nom: incitació a l’odi i és un delicte del que vostè és còmplice», «adoctrinamiento en la mitología nazi, delito. Habéis utilizado las escuelas de forma bastarda para corromper cerebros infantiles»... Pero para el juez tampoco procede considerar cometido un delito por los mensajes proferidos amparándose en la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

El juez remata su auto recordando que «sólo se persiguen de oficio injurias o calumnias vertidas contra funcionarios públicos por hechos cometidos en el ejercicio de sus funciones». En el caso de Dalmau, el comentario que colgó en la red lo hizo a título particular.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También