Obi, el perro que pudo morir asfixiado en un incendio en Creixell

Policía Local y Bombers rescatan a este ejemplar de seis años de un piso de la avenida Doctor Pujol. El fuego de vivienda se declaró a las 11.37 horas y quemó un sofá y destrozó parte del interior de un piso. La propietaria, trabajadora de una residencia de gente mayor, estaba en su puesto laboral cuando se declaró la incidencia

Jordi Cabré

Whatsapp
La vecina del piso incendiado, preocupándose por su perro. Le han dado oxígeno para reanimarlo. FOTO: Cedida

La vecina del piso incendiado, preocupándose por su perro. Le han dado oxígeno para reanimarlo. FOTO: Cedida

Obi, un perro de seis años, ya mueve la cola de alegría. Él no es consciente de que su vida ha pendido de un hilo, pero que la rapidez de actuación de Bombers, Policía Local y personal sanitario del SEM han evitado que este macho dejara de respirar este mediodía a causa de un incendio en la casa donde vive con su propietaria.

Poco después de las 11.30 horas, una humareda alertaba de un incendio en un piso. El fuego se localizaba en el primer piso del número 29 de la calle Doctor Pujol de Creixell. Y hasta el lugar acudían cuatro dotaciones de Bombers, la patrulla de la Policía Local y SEM. Los agentes han sido los primeros en acudir y han intentado averiguar si había alguien dentro. No se oían voces, pero no era seguro que el piso estuviera vacío.

FOTO: cedida

El piso es de una vecina que trabaja en una residencia de la tercera edad del municipio y estaba en aquellos momentos en su puesto laboral. Al conocer la identidad de la misma se la ha avisado, mientras se buscaba la mejor manera de entrar en el domicilio y contener un fuego ya desarrollado.

La entrada de Bombers ha permitido contener los daños, que han afectado un sofá y parte del comedor. El sofá se ha incendiado y el calor desprendido ha dañado esta estancia. Pero además la humareda tóxica del fuego se ha dispersado por todo el piso, obligando a ventilarlo para poder comprobar que no había puntos calientes y que todo estaba en orden.

Al entrar en la estancia, Bombers han visto al perro y lo han sacado en camilla. tiene seis años y pesa lo suyo. Había inhalado gran cantidad de humo y se temía por su estado de salud. No había más afectados. 

Rápidamente se le ha puesto una mascarilla de oxígeno y se le han practicado los primeros auxilios. La propietaria ha llegado rápidamente al ser informada y no podía dejar de llorar al ver la situación de su casa y de su mascota.

Bombers ha dado por extinguido el fuego al mediodía y poco más tarde ha comprobado que todo estaba en orden (la estructura). El humo se ha ido extrayendo de las habitaciones.

Mientras reanimaban a Obi, también se ha pedido ayuda a un veterinario, que lo ha examinado una vez ha recuperado la energía. Las primeras exploraciones apuntan que el animal estaba recuperado.

Las causas del fuego se desconocen. Al lugar se han personado los concejales Pili Romero y Jordi Moliné, para preocuparse de lo ocurrido y ponerse a disposición de la afectada.

Temas

Comentarios

Lea También