Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ofrece 3.000 € de recompensa para recuperar dos bicis robadas en Calafell

El propietarios señala que son robos por encargo y que este material va al norte de Europa

José M. Baselga

Whatsapp
Una de las bicis robadas.

Una de las bicis robadas.

Javier Ornia está convencido de que es un robo por encargo. Porque muchas de esas bicicletas robadas acaban en el norte de Europa y en el mercado negro pueden encontrarse a la mitad de su precio de compra.

Por eso es una acción contrareloj ofrece una jugosa recompensa a quien pueda facilitar información que le permita recuperar las dos bicicletas que le robaron hace unos días en Calafell. Las bicis estaban en el aparcamiento privado de un edificio.

Ornia, presidente de la Penya Ciclista Baix Penedès, ofrece 3.000 euros, 1.500 por cada bicicleta, a quien se las entregue. Una carrera porque ese tipo de bicicletas acostumbran salir de forma rápida del país. En coches particulares, furgonetas o camiones.

La otra bici robada.

Y es un material sobre el que no se tiene nada de control en las fronteras, pese a que se hayan puesto las correspondientes denuncias y se disponga de los documentos de propiedad y compra.  «Son bicicletas de muy alta gama y los ladrones saben a por qué van», lamenta Ornia. 

Los ladrones además son muy profesionales y limpios. En el caso de las dos bicicletas robadas estaban en el aparcamiento comunitario de un edificio atadas con una cadena. Los ladrones usaron una cizalla para cortarla. «No tocaron nada más».

Seguido
Javier Ornia sospecha que estaba siendo seguido y que los ladrones sabían dónde dejaba las bicicletas y a qué hora. El robo fue entre las doce de la noche y las cinco de la mañana. Además, los ladrones tomaron precauciones.

Para acceder al aparcamiento privado hay dos puertas, pero una de ellas está permanente abierta. El día del robo, el primer vecino que salió a las cinco de la mañana del edificio encontró las dos cerradas. El afectado sospecha que los asaltantes las dejaron así para tener mayor tranquilidad y escuchar si llegaba alguien.

Los ladrones desactivan los geolocalizadores.

«Después, cometí la imprudencia de sólo dejarlas en el aparcamiento, sin meterlas en un trastero». Aunque eso en muchas ocasiones no sirve de nada porque quienes buscan esas bicicletas de alta gama también son expertos en reventar trasteros para llevárselas.

Dispositivos de geolocalización son poco efectivos porque los ladrones conocen todas las maneras para desactivarlos. Así que lo más seguro es guardarlas en casa.

Seguro
Porque además, los seguros no suelen cubrir el robo de bicis de esta calidad. O resultaría muy caro. Unos 800 euros al año las dos robadas. En el caso de que la bicicleta esté visible en un aparcamiento, aunque sea atada con cadena, no está cubierta por el seguro. Sólo cubre en parte si está en trastero y la puerta ha sido forzada con violencia.

Los ladrones de trasteros sobre todo buscan bicicletas.

El presidente de Penya Ciclista del Baix Penedès alerta de los robos de este tipo de bicicletas y pide a quienes sean propietario de alguna que extreme las medidas de seguridad. «Que las guarde dentro de su casa si quiere estar seguro».

Verano verano
No es la primera vez que en Calafell, El Vendrell o Cunit hay robos de bicicletas de alta gama. Los ladrones saben que es en la época estival cuando muchos propietarios las llevan a sus segundas residencias y que en la gran mayoría de casos pasan la noche en los aparcamientos comunitarios a vista de todos.

Hay otro tema a tener en cuenta. Al salir en bici muchos utilizan aplicaciones  de redes sociales que indican la distancia recorrida, el tiempo empleado e incluso las calorías quemadas. Es toda una ayuda para los deportistas. Pero también encierran un peligro si no se tienen unas necesarias precauciones.

Las APP revelan dónde se ha guardado la bici.

Esos datos, incluso con el tipo de bicicleta que se usa, pasan a estar en una red social consultable por todos los que se añadan. También por los ladrones. Esos datos hacen público dónde y a que hora se ha dejado una bicicleta que pueda tener demanda en el mercado negro. Y de hacer un seguimiento de apenas unos días conocer las costumbres de uso del propietario de la bici.

Por ello hay que tener mucho cuidado con ese tipo de aplicaciones ya que están revelando dónde se guarda una bicicleta y a que hora se deja.
Para evitar esos datos ya hay aplicaciones que omiten la información del primer kilómetro o del último antes de regresar a casa. Por ello en los registros públicos de la información no se precisa al detalle dónde duerme la bicicleta. Como mucho queda constancia de que está en un kilómetro a la redonda.


 

Temas

Comentarios

Lea También