Más de Costa

Padres desesperados piden un paso de cebra en Salou que mantenga a salvo a sus hijos

Varios padres se lamentan de que en el lugar no haya una zona de tránsito segura «para que los niños vayan y vuelvan de casa al colegio» y señalan que hace unos días fueron multados

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
La rotonda del final de la calle Barcelona confluye con la carretera C-31B. Las casas del fondo están anexas al Camí de la Bassa.  FOTO: ALBA MARINÉ

La rotonda del final de la calle Barcelona confluye con la carretera C-31B. Las casas del fondo están anexas al Camí de la Bassa. FOTO: ALBA MARINÉ

El peatón es el eslabón más débil de la cadena en la siniestralidad vial. Los actos inseguros que cometen muchos de ellos permiten que ocurran siniestros graves. Desde el punto de vista de la seguridad vial, están considerados junto con los ciclistas como un grupo de riesgo muy vulnerable.

Acceder a la calle Barcelona de Salou desde los alrededores del Camí de la Bassa o del Camí dels Emprius puede resultar complicado desde el punto de vista de la seguridad, sobre todo, a la altura de la rotonda de enlace a la autovía de Reus, donde no existen pasos habilitados para peatones.

Durante un tiempo, los vecinos de esta zona poco poblada de la localidad, donde mandan principalmente las casas unifamiliares y chalets, pensaron que se trataba de algo temporal y que, con el tiempo, igual que se había acondicionado la carretera, se construiría un paso peatonal que permitiese a los residentes poder acudir andando hasta la céntrica calle. Sobre todo, a los alumnos de los colegios Santa Maria del Mar y Voramar o del instituto Jaume I. Pero se equivocaban. Sostienen que «el tiempo ha ido pasando y ese tramo de la carretera sigue siendo inaccesible para los viandantes». El paso más próximo está en la rotonda del 30 d’Octubre.

Ahora son varias las familias que viven en el Camí de la Bassa o del Camí dels Emprius las que se han quejado de la falta de un paso de viandantes que les permita atravesar hacia la calle Barcelona sin tener que dar el rodeo que deben hacer actualmente.

Aseguran no entender «por qué no se ha pensado en poner cerca de la rotonda que va hacia Reus un paso para que se pueda cruzar de un lado a otro sin que haya peligro ni que te multen, como sí han hecho con nuestros hijos». Fue el pasado 14 de marzo cuando cuatro niños fueron sancionados por atravesar la carretera con su patinete eléctrico. «Lo más curioso del caso es que no los multaron por atravesar la carretera, sino por circular por la calzada con un patinete, que por cierto lo llevaban en la mano. No lo montaban en esos momentos. Les dijeron que tenían suerte de que no les ponían la sanción por cruzar por un lugar por donde no debían, que era de 600 euros. Que les ponían la multa por el tema del patinete. Todos cruzaron con el patinete pero andando. Y hay testigos», explica Alicia Allué, madre de uno de los niños multados. Y no sólo eso. Los cuatro jóvenes fueron sancionados en la misma zona nuevamente cuando regresaban a sus casas. Allué cree que «está hecho con toda la mala intención».

Los padres creen que «da igual que se cruce andando, en bicicleta o en patinete», lo importante es que «cruzar la carretera es un peligro y se debería habilitar una zona de paso para no tener que hacer un recorrido tan largo para ir al colegio».

Dependen de la Generalitat

Fuentes del Ayuntamiento de Salou consultadas por el Diari aseguraban ayer que «la carretera por la que cruzaron los jóvenes es la C-31B y pertenece a la Generalitat. Por tanto, los pasos de viandantes son responsabilidad de la Generalitat, aunque es cada Policia Local la que se encarga de hacer cumplir las normas de tráfico».

De ello se deduce que debería ser la Generalitat la que estudie ubicar en dicho punto un paso de peatones para tratar de facilitar el tránsito de peatones o ciclistas. «Por no tener, no tenemos en esa zona ni una triste acera. Tenemos que movernos por un arcén», claman los padres.

Temas

Comentarios

Lea También