Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Paliza brutal a un hombre de 80 años y navajazo al cuello a su hijo de 40 en Masllorenç

Tres encapunchados asaltan una vivienda en las afueras. Padre e hijo, graves en el hospital Joan XXIII. Mossos d'Esquadra ha asumido la investigación

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: CME

FOTO: CME

Un hombre de unos 80 años de edad y su hijo, de unos 40, están ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Joan XXIII de Tarragona desde ayer martes por la noche. Ambos están graves, según confirman fuentes del centro hospitalario, y pendientes de la evolución de las heridas sufridas en diferentes partes del cuerpo.

Según la información en cuentagotas que se ha podido conocer del caso, los asaltantes (tres personas con capuchas) irrumpieron en una vivienda de las afueras de Masllorenç (Baix Penedès) alrededor de las 20 horas de ayer martes.

Se desconoce si hubo diálogo y qué buscaban. De hecho, no se ha dado a conocer si falta algo en la casa y las dos personas que podían certificarlo están ingresadas en el hospital tarraconense.

Lo cierto es que el asalto terminó en una paliza brutal a padre e hijo. Al hombre octogenario le pegaron con saña en la cara hasta el punto de desfigurarle parte de ella. También recibió golpes severos en el estómago, donde había otra lesión importante.

Al hijo le dieron un navajazo en el cuello y sangró profusamente. La rápida intervención del SEM evitó que muriera desangrado en la misma vivienda.

Fueron las propias víctimas las que pudieron alertar al teléfono de emergencias una vez los asaltantes se marcharon de la vivienda. Tres dotaciones del SEM y unas cuantas patrullas de Mossos llegaron de inmediato a la vivienda.

Mossos d'Esquadra, una vez las víctimas fueron atendidas por el SEM y trasladadas directamente al hospital Joan XXIII por la gravedad de las heridas, empezó la investigación. Se desconoce si faltan objetos, o dinero y tampoco si llevaban armas de fuego o blancas. 

El corte en el cuello de una de las víctimas podría haberse efectuado con un cuchillo de la casa o con un arma blanca que llevaran los asaltantes, pero lo cierto es que fuera de la casa o de los delincuentes, se la llevaron consigo eliminando pistas para los investigadores.

Temas

Comentarios