Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Peter Brill: 'Estaba preparado para bombardear Nueva York'

El director de cine de Calafell, Laureano Clavero, localizó al piloto preparando un documental y logró la confesión

José M. Baselga

Whatsapp
Peter Brill (el que está más arriba) con miembros del escuadrón al que se entrenaba para bombardear Nueva York.  Foto: CEDIDA

Peter Brill (el que está más arriba) con miembros del escuadrón al que se entrenaba para bombardear Nueva York. Foto: CEDIDA

Durante años se creyó que era una leyenda. Que la intención de Hitler de bombardear Nueva York no era más que una ensoñación de nazis deseosos de hazañas. Pero fue cierto. El director de cine de Calafell Laureano Clavero localizó a uno de aquellos pilotos de la Luftwaffe, la fuerza aérea de Hitler, a los que se preparó para lanzar bombas sobre la isla de Manhatan.

Clavero hizo de la historia de aquel piloto, Peter Brill, un documental y ahora junto al historiador Pere Cardona, han llevado las vivencias del soldado al libro El diario de Peter Brill que el próximo martes (19.00) se presenta en El Corte Inglés de Tarragona.

Brill fue el único piloto que sobrevivió de todos a los que se enviaron a tan sólo entrenar ya que no llegó a consumarse ningún ataque. El resto del escuadrón murió al estrellarse sus aviones en el mar o explotar en el aire. Ni la autonomía y la tecnología de la época permitieron aquella operación con la que Hitler pretendía dar un vuelco a la guerra que ya tenía perdida.

El testimonio

El piloto murió poco después del encuentro con el director de cine. Laureano Clavero señala que «pudo dejar su testimonio y explicaciones sobre una parte de la historia que se creía leyenda, pero en la que se vio implicado, porque entonces, a muchos, no les quedaba otra».

Clavero explica que el hallazgo del piloto alemán preparado para bombardear Nueva York fue por casualidad. En 2009 preparaba para su productora Mirasud un documental sobre los aviones de la Luftwaffe caídos en el Pirineo catalán y encontraron todavía en valles restos de algunos aparatos.

La investigación aportó también nombres de pilotos y el de Peter Brill todavía podía seguirse porque a pesar de su edad aún pilotaba avionetas desde el aeródromo de Sabadell. Aquel piloto del ejercito de Hitler aceptó el encuentro para narrar sus misiones, su apresamiento por las tropas rusas, cómo eran los aviones y por qué cayeron en el Pirineo.

‘Y reveló el secreto’

«Yreveló el gran secreto». Peter Brill daba explicaciones con un pequeño avión de juguete en sus manos. Como uno de aquellos que pilotó en diversos combates. Y en un momento de la charla dijo que formó parte de los pilotos entrenados para bombardear Nueva York, recuerda Clavero. «Es la primera vez que uno de aquellos pilotos explicaba cómo eran los entrenamientos, adiestramiento y fracasos, porque no llegó ni un solo avión».

Destaca el valor documental de cómo Hitler intentó que sus aviones cruzasen los 6.000 kilómetros sobre el Atlántico para descargar bombas en ciudades y puntos estratégicos americanos. Llegar era un reto. Que regresasen no importaba tanto al dictador porque había soldados y aparatos suficientes para seguir lanzando ataques.

Clavero ya realizó un documental con las explicaciones del piloto y material histórico aportado por Peter Brill. Pero quedaban cosas por narrar y detallar. Y el martes se presentan en el libro El diario de Peter Brill. Además de las conformaciones de lo que se creía una de las leyendas de la Guerra Mundial, el trabajo plasma las circunstancias en las que se vieron envueltos muchos jóvenes alemanes a los que quizá no dieron alternativa.

Soñaba con volar

Con 14 años Peter Brill soñaba con volar y miraba los aviones desde el parque. «En aquel momento en Alemania quien quería hacer algo tenía que estar en las juventudes hitlerianas». Peter Brill llegó a los mandos del Messerschmitt Bf-109.

Tras años a los mandos del aparato «muchos pilotos seguían obligados a combatir sabiendo que era una guerra perdida», explica el director de cine. El diario de Peter Brill habla de historia, «pero también de miedos, sentimientos y recuerdos».

«Cuando cerrabas la cabina del avión era como encerrarte en el ataúd», narra el piloto. Muchos jóvenes fueron enviados a la guerra a la fuerza.« De 10 aviones que salían regresaban sólo 3.

Stalingrado

El piloto supo que se iba a preparar un documental, que no llegó a ver, y su familia es quien autorizó a llevar la historia a un libro. El hijo del piloto ofreció material inédito como fotografías, apuntes y textos del propio Brill. «Creo que quería dejar su historia», señala el autor del documental.

Brill fue enviado al frente de Stalingrado, donde los nazis cayeron. Regresó a una Alemania arrasada y quiso ser dentista, pero acabó en una fábrica de zapatos en Valencia. Después se trasladó a Barcelona y conservaba su pasión por volar. Con 80 años todavía despegaba con su avioneta desde el aeródromo de Sabadell. Con los años se instaló en Mallorca, donde murió habiendo dejado su diario.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También