Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden 12 años de cárcel por tirar un coctel molotov contra una casa

Posteriormente se dirigió a un local de Salou, propiedad de la misma familia, y quemó la puerta de entrada
Whatsapp
El acusado, presuntamente, compró el combustible en esta gasolinera de Cambrils. Foto: Pere Ferré

El acusado, presuntamente, compró el combustible en esta gasolinera de Cambrils. Foto: Pere Ferré

Un hombre que presuntamente lanzó un artefacto incendiario al interior de un inmueble de Cambrils se enfrenta a doce años de prisión, que es la petición que realiza el fiscal en su escrito de acusación. A esta pena se le añaden otros 22 meses por quemar supuestamente la puerta de un local –cuyo propietario es el mismo que el de la primera vivienda– y nueve días de localización permanente por volver de nuevo al local, poner un contenedor de basuras delante y prenderle fuego.

En sus conclusiones provisionales, el Ministerio Público recoge que sobre las ocho y media de la mañana del 22 de octubre de 2005, el acusado, Sergio T.M., se dirigió a la estación de servicio Vilafortuny, situada en la carretera de la costa. Conducía un vehículo marca BMW. Una vez allí llenó con gasolina una botella de plástico que portaba y, después de coger papel de celulosa que había en el establecimiento, procedió a marcharse del lugar conduciendo el referido vehículo.

A continuación, el acusado se dirigió a un domicilio situado en la misma avenida Diputació. Se trata de una vivienda unifamiliar de planta baja, donde vive un matrimonio, dos hijos y la empleada. Una vez allí, el procesado estacionó su turismo delante de la vivienda y se quedó esperando. Aprovechando que se levantaba la persiana de una de las habitaciones del inmueble, procedió, «con ánimo de hacer arder la vivienda y a sabiendas del peligro que comportaba para la vida o la integridad de las personas que allí vivían», a arrojar un artefacto incendiario al interior.

El artefacto impactó contra el marco de madera del ventanal, prendiendo fuego al mismo, al toldo que se encontraba colocado en la parte superior y sobre la terraza, causando daños a unas sillas, una mesa y unas colchonetas que se hallaban sobre dicha terraza.

Tras ello, el acusado se dirigió a un local del paseo Miramar de Salou, cuyo propietario es el mismo que el de la vivienda. Allí procedió a quemar la puerta y el felpudo, utilizando para ello gasolina y papel de celulosa. Los desperfectos de ambos incendios fueron tasados en 6.293 euros.

El acusado, a las 7.45 horas del 6 de enero de 2006, se dirigió de nuevo al establecimiento. Colocó contra la puerta de entrada un contenedor de basura, lo roció con gasolina y le prendió fuego.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También