Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden 23 años para el acusado de matar a su expareja en Salou

Después de propinarle unas 40 puñaladas, el hombre se personó en la comisaría para confesar el crimen

Diari de Tarragona

Whatsapp
La joven Fadua iba al trabajo cuando recibió las cuchilladas en el Vial del Cavet. FOTO: ACN

La joven Fadua iba al trabajo cuando recibió las cuchilladas en el Vial del Cavet. FOTO: ACN

La fiscalía solicita 23 años de prisión para Abderrahmane H., un hombre de 44 años que está acusado de asesinar su exparella en el interior del coche de ella en Salou.

El 25 de junio del año pasado, el hombre le clavó unas 40 cuchilladas y después acudió a la comisaría de los Mossos d'Esquadra para confesar el crimen.

Según el escrito de acusación del fiscal, la víctima y el acusado habían mantenido una relación sentimental de unos ocho años que se rompió a mediados de febrero del 2017.

Después de poner fin a la convivencia, la víctima inició una nueva relación sentimental con otro hombre en abril. Según la fiscalía, desde principios de mayo el acusado insistía al reiniciar la relación con la chica, que tenía 30 años.

En este sentido, intentaba contactar con ella llamándola de forma reiterada a su móvil y frecuentaba la heladería de La Pineda (Vila-seca), donde ella trabajaba.

Los hechos

El 25 de junio del 2017, entre las 5:30 y las 6:30 horas, ante la sospecha que Fadoua (nombre de la víctima) hubiera empezado una nueva relación sentimental, el acusado se situó en un lugar cercano en el domicilio de la chica, en Cambrils (Baix Camp), con un cuchillo de cocina de 19 centímetros de hoja y con una empuñadura de plástico de unos 14 centímetros de longitud.



El acusado sabía que Fadoua saldría de su domicilio para dirigirse a su puesto de trabajo. Una vez ya estaba en la calle, se introdujo en su vehículo Peugeot 206, el acusado aprovechó para subir al asiento del copiloto y le manifestó su intención de dialogar sobre el estado de su relación sentimental.

Según el fiscal, marcharon juntos por la carretera T-325, más conocida como el Vial de Cavet, que une Salou y Cambrils. A la altura del punto quilométrico 1,9, pero, la chica paró el vehículo de forma repentina dado que el acusado, por sorpresa, y “actuando con la intención de acabar con la vida de Fadoua o siendo consciente que podía ocasionarle la muerte”, sacó el cuchillo de cocina y le propinó golpes y unas 40 cuchilladas en varias partes del cuerpo. 

La agresión le produjo la muerte inmediata. El arma blanca afectó en órganos vitales como el corazón y los pulmones. En concreto, el acusado le produjo dos heridas al cuello, seis a las espaldas, cuatro al tórax y al abdomen, doce a la cara, dieciséis heridas y hematomas a los brazos y una a la pierna, según el estudio forense. 

Según el fiscal, Abderrahmane H., vecino de Vila-seca, propinó todas estas cuchilladas “con la intención de aumentar el dolor de Fadoua o siendo plenamente consciente que con su actuación aumentaba el dolor”.

Confesión

Después de cometer los hechos, hacia las 8:30 horas del 25 de junio, el acusado acudió a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Salou. Allá comunicó a los agentes “que había discutido con su expareja y que lo había muerto a cuchilladas, sin alterar el escenario del suceso ni realizar ninguna actuación que dificultara el esclarecimiento de los hechos”, recoge el escrito del fiscal.

Los agentes localizaron el cadáver en el asiento del conductor con múltiples heridas de arma blanca y con evidentes síntomas de ensañamiento.

Por otro lado, la víctima, que tenía 30 años, dejó una hermana, el padre y la madre, los cuales tenían “una gran dependencia afectiva y familiar” respecto de ella. Por su parte, el acusado se mantiene en prisión provisional desde el 25 de junio del 2017. Según fuentes judiciales, no constaban denuncias previas en la pareja.

Alevosía y ensañamiento 

Según el fiscal, los hechos constituyen un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento con el agravante de parentesco y la circunstancia atenuante de confesión.

Por este motivo, el ministerio público solicita una pena de 23 años de prisión y la prohibición de aproximarse a menos de 1.000 metros o comunicarse con los familiares de la víctima durante un periodo de 25 años. 

El fiscal también solicita que el acusado indemnice los padres de la chica con 100.000 euros por el perjuicio moral causado y a la hermana con otros 90.000 euros. El juicio se celebrará en los próximos meses a la Audiencia de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También