Costa Calafell

Piden a los dueños de locales rebajar alquileres para evitar cierres en Calafell

La agrupación de empresarios Fòrum alerta de que los precios elevados puede hacer desestimar mantener o abrir negocios

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
La agrupación de empresarios Fòrum alerta de que los precios elevados puede hacer desestimar mantener o abrir negocios. Foto: JMB

La agrupación de empresarios Fòrum alerta de que los precios elevados puede hacer desestimar mantener o abrir negocios. Foto: JMB

La situación de alarma sanitaria impidió abrir el comercio en meses de fuertes ventas como los de Semana Santa. El verano no ha sido boyante y ahora empiezan meses más difíciles.

Porque en zonas costeras como Calafell un octubre, noviembre, diciembre, enero o febrero son especialmente difíciles. A lo que se une la incertidumbre de cómo estará la situación de restricciones en 2021.

Muchos comercios se plantean no seguir. Otros ya han bajado persianas de manera definitiva. Uno de los principales motivos para desistir es el elevado precio de los alquileres al que se une impuestos, personal y otros gastos fijos.

Pueden verse muchos locales en alquiler.

Comercios de Calafell intentan negociar con los propietarios de los locales una rebaja del alquiler. Algunos lo han conseguido ya que la alternativa en muchos casos será tener la propiedad vacía durante meses.

En otros casos no han llegado a acuerdos y ya se ven persianas bajadas en las calles más céntricas del núcleo de la playa. Esa situación preocupa a los comerciantes.

La agrupación de empresarios Fòrum de Calafell hace un llamamiento a los propietarios de locales para que ajusten los alquileres a la realidad del momento. «Vemos con preocupación la problemática de los alquileres que gravan sobre la actividad comercial de una manera preocupante. Y provoca el cierre de comercios», señala el presidente de Fòrum, Josep Soria.

El objetivo es evitar que se bajen persianas.

La entidad pide a los propietarios de locales sensibilidad durante estos meses para frenar la destrucción del tejido comercial. «Es una rueda que debe girar bien en todos los sentidos ya que si no es así no podremos controlar las consecuencias», advierte Soria.

El temor es que en las próximas semanas comience a verse una cascada de locales cerrados. Algunos de los que los ya lo han hecho llevaban años abiertos. El objetivo es evitar perder tejido comercial que también arrastra empleos.

Pero también subyace que en algunos de los locales que queden vacíos puedan instalarse negocios y actividades que no sean de la calidad por la que desde Fòrum trabajan para aumentar el atractivo del municipio.

Una de las calles comerciales de Calafell.

Propietarios de locales que optan por el anonimato y que han aceptado rebajar el alquiler hasta marzo señalan que si es una acción que debe implicar a todos. También el Ayuntamiento debe ser sensible con quien acepte rebajar el alquiler y ajustar tasas o impuestos como el de Bienes Inmuebles.

La concejal de Comercio, Luisa Lastra, coincide con la agrupación de comerciantes para pedir a los propietarios que den facilidades para los alquileres.

Descuentos

Los profesionales inmobiliarios coinciden con la petición de Fòrum Calafell en el sentido de que los propietarios de locales acuerden una rebaja en los alquileres o que los meses que pueda haber un descuento se compensen con posterioridad si mejora la situación económica.

Ernest Solé, de la inmobiliaria Inmoban de Calafell, ya hace ese planteamiento a propietarios de locales en el municipio. El riesgo es que el local quede vacío muchos meses porque en la actual situación económica pocos van a atreverse a montar un negocio.

La situación de locales cerrados en las principales calles del núcleo de la playa es nueva. La localidad sí que ha visto durante años como se abrían negocios de temporada, pero al poco de cerrar volvían a estar abiertos con otra actividad. Ahora la situación ha cambiado.

Comerciantes de la zona señalan a locales que nunca habían visto cerrados durante tanto tiempo.

Salvar

Sergi Verge, de la misma inmobiliaria Inmoban, recomienda a los propietarios renegociar el alquiler. Con ello en pocas semanas se ha conseguido salvar varios locales que siguen abiertos a unos alquileres más ajustados a la realidad.

Es la decisión empresarial de buscar oro o vender palas. En las épocas boyantes de la economía los locales dee Calafell se cotizaban al alza y no le faltaban novios. Pero esa época del oro ha pasado. Toca vender palas. Conformarse con menos pero  asegurar unos ingresos.

Y ya no sólo es garantizar esa renta para el propietario, destaca el presidente Fòrim, Josep Soria. «Es el ayudar a mantener la actividad económica que ayudará a muchas familias, pero también al atractivo del conjunto del municipio con establecimientos abiertos, lo que repercute en todo el municipio».

Temas

Comentarios

Lea También