Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden que los Mossos vigilen las estaciones del Baix Penedès

La próxima semana hay una reunión de alcaldes con responsables de la red de Cercanías

José M. Baselga

Whatsapp
Un control de Policía Local y Mossos en la estación de Segur de Calafell.

Un control de Policía Local y Mossos en la estación de Segur de Calafell.

El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, pide que los Mossos d’Esquadra colaboren con la vigilancia en las estaciones de tren. Ferré señala que la seguridad de las instalaciones, de viajeros y del personal de la compañía es una responsabilidad del gestor ferroviario Adif, de Renfe, o de Cercanías, donde tiene competencia la Generalitat.

Por ello plantea que los Mossos deben colaborar en la seguridad de las instalaciones ferroviarias. Y más después de conocerse que la estación de Segur lleva semanas sin personal de seguridad porque los vigilantes se niegan a estar en esa parada por el riesgo que conlleva.

El comité de empresa de Trablisa, empresa encargada del servicio de vigilancia, explica que ha puesto una denuncia en Inspección de Trabajo al considerar que «la situación es insostenible por la peligrosidad del puesto de trabajo». Claudio Rebull, de la representación de los trabajadores, señala que no se puede enviar a empleados a un servicio donde muy a menudo acaban atendidos en el hospital o de baja. «La gente tiene miedo».

Destrozos en el ascensor de la estación. Imagen de archivo

Y más porque en la estación de Segur sólo había asignado un vigilante. El comité destaca que en esa estación hay vandalismo, personas que se saltan el torno y agresiones a los trabajadores, por lo que al menos durante una temporada debería reforzarse la vigilancia con persona armado.

El alcalde de Calafell señala que los altercados se concentran en el interior de las instalaciones ferroviarias, por lo que pide a las administraciones competentes que destinen medios.

La próxima semana habrá una reunión de alcaldes de la comarca como los de El Vendrell y Calafell con responsables de la red de Cercanías, Renfe y el gestor Adif para analizar la seguridad en las diferentes estaciones. Porque desde los sindicatos de vigilantes se considera que las de la comarca son de las estaciones más peligrosas que hay.

Tornos de vidrio rotos a patadas. Imagen de archivo.

De momento en Calafell reclaman que de manera inmediata se restablezca la vigilancia en la estación de Segur. Aunque el comité de empresa de Trablisa ya dijo que o se dota a los vigilantes de mayor protección y reconocimiento jurídico efectivo o la medida de dejar sin seguridad otras paradas podría extenderse a L’Arboç, El Vendrell o Sant Vicenç, donde los vigilantes han sufrido diversas agresiones. 

El alcalde de Calafell  considera que lo que califica de «sensación de inseguridad en el entorno de la estación», se ha reducido en los dos últimos años «por las patrullas conjuntas» de Policía Local y Mossos. «Hace dos años hemos notado un descenso de incidentes en el entorno de la estación.

Zona conflictiva
No obstante son muchos los vecinos que siguen señalando a los alrededores de la estación de Segur como un punto conflictivo e inseguro por robos, desórdenes y tráfico de drogas.


El alcalde dice que «básicamente son grupos de jóvenes de fuera del municipio que llegan en tren los fines de semana y verano, que es cuando hay más ocio nocturno». También «bandas organizadas que se citan para pelearse o provocar incidentes».

Pide que se refuerza la vigilancia en el entorno de la estación. Pero reclama a Renfe que la refuerce en sus instalaciones y con refuerzo de los Mossos. De hecho, la compañía ya ha pedido a la Generalitat que haya colaboración de la policía catalana para  la vigilancia de estaciones y trenes.

La situación no es única en Segur, en la línea R2 de Cercanía de Barcelona (por la costa). El comité de empresa de la compañía que realiza la vigilancia señala que la R4 (por el interior) es de las más peligrosas en estaciones como L’Arboç o El Vendrell. «Es una línea en la que no hay interventores. Tampoco hay seguridad. Las estaciones del Baix Penedès son de las más peligrosas». 

Temas

Comentarios

Lea También