Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden un Punto Violeta en las fiestas mayores de Calafell

El colectivo La Malva señala la necesidad de una zona para atender a víctimas de agresiones sexuales

Diari de Tarragona

Whatsapp
Un punto violeta en una fiesta.

Un punto violeta en una fiesta.

El colectivo feminista La Malva de Calafell ha pedido al Ayuntamiento que durante las fiestas mayores haya un Punto Violeta.

Los puntos violeta son espacios, generalmente gestionados por colectivos feministas, y que cuentan con el apoyo de la organización de los actos y en los que se atiende a las víctimas de posibles agresiones sexuales.

Sin embargo el colectivo La Malva asegura que su propuesta ha sido rechazada por el Ayuntamiento para que haya uno de estos puntos en las fiestas mayores.

Protocolo
La Malva explica que creó un protocolo de actuación creyendo que iba  recibir una respuesta afirmativa del consistorio. También dio la formación para dar respuesta adecuada a las necesidades que pudiesen encontrar las personas que atendiesen en ese punto.

Los puntos violetas ya son muy habituales en fiestas y conciertos.

Pero señalan que «a veinte días del inicio de la fiesta el Ayuntamiento ha expresado la imposibilidad de impulsar el punto violeta». Normalmente para estos puntos los protocolos de actuación están consensuados entre organización y los colectivos que los atienden.

La explicación
La concejal en funciones del área, Helena Rubio, explica que el Ayuntamiento se ha adherido al protocolo que establece el departamento de Interior de la Generalitat para puntos de atención víctimas de agresión sexual en festivales y actos públicos. Y se está a la espera.

«La normativa de Interior es más estricta y gestionada por expertos en un tema muy sensible y delicado con profesionales de sanidad y policiales», explica Rubio.

Pero el colectivo La Malva destaca que el protocolo en referencia señala que «es un instrumento al que se pueden adherir todas las entidades y organismos interesados aunque no dispongan de un protocolo específico para prevenir y reducir las violencias sexuales en entornos de ocio». La Malva señala así que es preferible contar con un protocolo de actuación mientras no se instaure otro.

La concejal Rubio señala que el objetivo es crear puntos de atención a posibles víctimas de agresiones por lo que el municipio se ha adherido al protocolo que determina el departamento de Interior.

Temas

Comentarios

Lea También