Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Polémica vecinal por el precintado de un bar por orden del Ayuntamiento de El Vendrell

La propietaria niega el ruido y pide hacer sonometrías

José M. Baselga

Whatsapp
Araceli Gracia, en la puerta de su local, cerrado con el precinto de la Policía Local. Foto: JMB

Araceli Gracia, en la puerta de su local, cerrado con el precinto de la Policía Local. Foto: JMB

El precintado por parte del Ayuntamiento de El Vendrell del Bar Friends, en la calle Lluís Companys, ha generado un movimiento vecinal ente quienes consideran la medida injusta y han comenzado a recoger firmas, y los que defienden el cierre hasta que se tomen medidas correctoras contra el ruido.

La propietaria del local, Araceli Gracia, niega los ruidos y reclama que se haga un control de sonometría en la casa del vecino que ha denunciado al local, «para comprobar si realmente hay molestias y en todo caso qué medidas deben aplicarse».

Gracia lamenta que el Ayuntamiento haya decretado una medida tan drástica como el cierre «y critica que como exigencia me piden que ‘bunkerice’ el bar como si fuese una discoteca». La mujer, que niega ruidos, asegura que «hemos pedido al denunciante entrar en su casa para hacer la prueba, pero no da permiso». En el barrio y a través de las redes sociales algunos vecinos recogen firmas contra el precintado.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También