Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Preocupa el aumento del vandalismo en El Vendrell

Destrozos en el mobiliario e incendios de contenedores causan pérdidas de miles de euros

José M. Baselga

Whatsapp
Un vehículo arde por la quema de un contenedor.

Un vehículo arde por la quema de un contenedor.

La reiteración de quema de contenedores preocupa al Ayuntamiento de El Vendrell. La sucesión de incendios confirma que son provocados por vandalismo gratuito y no por descuidos como lanzar a los depósitos restos de brasas de barbacoa mal apagados.

Los fuegos en baterías de contenedores se han incrementado en el último mes y medio. De siete incendios en lo que va de año, seis han sido en los últimos 45 días. 

Los incendios son cada vez más en el núcleo histórico.

A diferencia de otros años, cuando los incendios eran más en urbanizaciones alejadas del centro urbano, los últimos han sido en el casco histórico. Ello conlleva el riesgo añadido por la proximidad de vecinos, viviendas y coches aparcados. El incendio que afectó a una batería de contenedores en la calle Cerdanya el pasado fin de semana dañó también a tres vehículos.

La situación ha levantado las alarmas. Además del coste para reparar los daños, el consistorio destaca el riego que suponen los fuegos. En uno de los últimos, dos vecinos que vieron las llamas junto a sus casas intentaron sofocar el incendio con un extintor y tuvieron que ser atendidos por inhalación del humo que entró en el domicilio.

Resultado del incendio del pasado fin de semana en El Vendrell.

La reiteración de contenedores quemados hace que las cifras ya sean similares a las del pasado año cuando ardieron siete baterías con 35 contenedores.

Pero la quema intencionada de contenedores no es el único acto de incivismo gratuito que se ha incrementado. Los destrozos en el mobiliario urbano también han crecido en los últimos meses. 

Miles de euros
El pasado año hubo 62 destrozos en pilonas, 19 en mástiles de aluminio, 31 en rótulos anunciadores y señales, 34 en bancos, 24 papeleras y 8 tramos de barandillas quedaron destrozados de forma intencionada. Al ritmo que se ha detectado este año, el Ayuntamiento teme que este 2018 se incrementarán los destrozos que sólo buscan dañar el mobiliario urbano.

Un vehículo dañado.

Todos esos daños suponen miles de euros. «Las reparaciones hacen que no pueda destinarse ese dinero a inversiones o a mejorar otros espacios de la vía pública». El incendio de una batería de contenedores como la que ardió el pasado fin de semana supone un coste de 6.000 euros entre la reposición de los depósitos y la reparación del asfalto dañado por el fuego.

Grafitis
Entre las acciones que destrozan el mobiliario también están las pintadas y grafitis, incluso en edificios históricos. El Ayuntamiento explica que 15 días después de que se blanquease la ermita de Sant Salvador tras un ataque con pintarrajos, el edificio volvió a aparecer lleno de pintadas. Limpiarlo de nuevo costará unos 300 euros.

El Ayuntamiento pide a los vecinos que en caso de observar acciones vandálicas avisen a la Policía Local. Asegura que de ser detectados los infractores serán sancionados. Las multas por el incivismo pueden de ser desde 700 euros a sufragar el coste de reparación del daño causado. Y no se retirarán señalan desde el consistorio.

Temas

Comentarios

Lea También