Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Prostituía, agredía, drogaba y amenazaba a su pareja en Torredembarra

La Fiscalía solicita 37 años de cárcel. La obligaba a beber cerveza, en la que introducía sustancias estupefacientes, según el fiscal

Diari de Tarragona

Whatsapp

La Fiscalía solicita 37 años de cárcel para un ciudadano marroquí que está acusado de obligar a su pareja a ejercer la prostitución y de agredirla sexualmente en tres ocasiones. También se pide una pena de multa, que durante 25 años no pueda comunicarse ni acercarse a menos de 500 metros de la víctima, a la que tendrá que indemnizar con 450 euros por las lesiones sufridas. El caso llegará a juicio los días 7 y 8 de noviembre en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El escrito de acusación recoge que acusado y denunciante mantuvieron una relación entre marzo y agosto de 2015, y convivían en un piso de Torredembarra. Durante este tiempo la obligó a ejercer la prostitución en su domicilio y, además de intimidarla y agredirla, le obligaba a beber cerveza donde había introducido sustancias estupefacientes. El individuo llevaba hombres a casa para que mantuvieran relaciones completas con ella a cambio de dinero que él se ocupaba de recaudar.

Para obligar a la mujer a ejercer la prostitución, el procesado también la amenazaba con explicar la situación a la familia de ella e incluso la agredía físicamente para evitar que ofreciera resistencia. Durante las relaciones sexuales no consentidas con otros hombres, la víctima llegó a necesitar asistencia médica, y el hombre la obligaba prostituirse incluso cuando tenía la menstruación.

En una ocasión de abril de 2015, el hombre le propinó puñetazos, patadas y bofetadas y la golpeó con una botella llena de agua ya que ella se negó a mantener relaciones. Una vez mantuvo relaciones no consentidas con un cliente, el acusado se aprovechó del «miedo absoluto» y la penetró con la botella.

Embarazada
En agosto de 2015 la mujer dijo al acusado que estaba embarazada para que no le obligara a mantener relaciones sexuales con otros hombres, pero éste la agredió, la golpeó y la forzó a mantener relaciones sexuales con él. El hombre se fue a Marruecos en agosto de 2015 y ella dio por terminada la relación sentimental. Dos meses después lo denunció.

En noviembre, sin embargo, el acusado se presentó en el domicilio de ella por sorpresa y la agredió sexualmente en dos ocasiones. Desde ese momento se dedicó a llamarla  a enviarle mensajes amenazantes «para que no fuera a declarar en el juzgado». Incluso le dijo que «su familia era peligrosa, que traficaba con droga y que le harían algo o cogerían gasolina y la quemarían viva».

Temas

Comentarios

Lea También