Más de Costa

Protección en torres eléctricas de El Vendrell para evitar la electrocución de aves

Endesa coloca protectores en 14 estructuras de la zona de Mas de la Bassa 

José M. Baselga

Whatsapp
Las torres son un peligro para las aves.

Las torres son un peligro para las aves.

La compañía Endesa ha adecuado dos líneas eléctricas en El Vendrell para preservar especies de aves protegidas y amenazadas. 

Los cables eléctricos son un peligro para las aves que se posan en las torres por lo que Endesa ya hace años que coloca unos elementos que evitan riesgos de electrocución.

Son unos elementos de protección anticolisión y anti parada de pájaros que están colocados en las torres eléctricas. 

La intervención ha consistido en poner unas fundas protectoras anteriores y posteriores a la cadena de aisladores, además de recubrir los cables y colocar unas puntas de silicona para evitar que las aves puedan posarse en los puntos de mayor riesgo.

En caso de que las aves busquen parar en las torres también se han colocado unos dispositivos para que puedan reposar pero alejados de los elementos de tensión de la estructura.

Mas de la Basa
En total se han adecuado 14 apoyos y remplazado 1,2 kilómetros de cable de dos circuitos eléctricos además de un centro de transformación aéreo en la zona de Mas de la Bassa de El Vendrell. La inversión es de 96.000 euros. La intervención se realiza tras  priorizar las zonas en las que las torres pueden suponer un mayor impacto por las especies que habitan en un paraje.

Un búho real.

La zona de intervención está en la zona de Pla de Mar, un espacio  de refugio de fauna, por lo que está prohibida la caza y son diversas las especies de aves que pueden verse. Destacan el busardo ratonero y el búho real, aunque hay otras muchas según la época del año.

El riesgo de las torres eléctricas está en que después de posarse cuando el ave extiende sus alas para volar puede tocar un cable y sufrir una electrocución.

Endesa ya firmó un convenio con la Generalitat para reducir el riego de colisión y electrocución de las aves en la red eléctrica. Fue el primer compromiso de estas características con una compañía eléctrica con un protocolo de intervenciones. 

El pasado año en el Baix Penedès ya se adaptaron 32 estructuras con una inversión de unos 105.000 euros. En toda la demarcación de Tarragona se ha intervenido en 222 soportes con una inversión de 732.000 euros.

Además de evitar riesgos para las aves esas intervenciones evitan cortes de suministro ya  que ante cualquier incidente con la avifauna se produce una afectación en el servicio.

Temas

Comentarios

Lea También