Protesta de restauradores de Cambrils ante el cierre forzado de sus negocios

Alrededor de 150 profesionales del sector, apoyados por peluqueros y de centros de estética, han expuesto su malestar por la medida y la precaria situación económica a la que se enfrentan.

Cristina Sierra

Whatsapp

Unas 150 personas del sector de la hostelería y peluquería, la gran mayoría con sus negocios en Cambrils, han protestado este miércoles por las calles de la ciudad, luego delante del Ayuntamiento y finalmente han cortado puntualmente la avenida Baix Camp, la antigua N-340 que cruza por el centro de la villa marinera, para exponer la situación crítica de la hostelería (y por extensión la estética y peluquería) tras la nueva medida de cierre impuesta por el Govern de la Generalitat para hacer frente a la pandemia de la Covid-19.

La situación del sector y de muchos negocios de la villa marinera están en la cuerda floja y los obligados cierres motivados para frenar la pandemia tensan todavía más una situación que hace mella en las familias y algunas en situación más que preocupante. Por ello algunas pancartas hacían alusión a que se tenga en cuenta los impuestos y las tasas de unos negocios que han trabajado en cuentagotas este 2020.

FOTO: Cristina Sierra

La protesta ha empezado en las Escales Reials, al lado de la escultura de la Sirena, en la fachada litoral de la ciudad. Desde allí se ha dirigido hasta la plaza del Ayuntamiento para mostrar con las personas implicadas y los mensajes de las pancartas el rechazo a las medidas que de momento no logran cambiar la curva de las infecciones y de la expansión del virus.

Los comentarios que no solo se oyen en Cambrils es porque hay ciertos sectores o lugares que hay mayor concentración de personas y en cambio se obliga al cierre de restaurantes, bares o negocios similares.

Para hacer el recorrido, ha habido consenso con las fuerzas policiales locales y Mossos d'Esquadra para que pudieran hacer la marcha sin sobresaltos y evitar que hubiera algún percance con los conductores que se pudieran encontrar a su paso. El recorrido se ha hecho sin incidencias.

Una vez en el Ayuntamiento, se han dirigido hasta la nueva avenida Baix Camp para poner fin a la protesta con un corte puntual al tráfico. Tras ello, la protesta se ha disuelto con la esperanza que el mensaje de reivindicación y desacuerdo haya calado a nivel local y también autonómico.

Temas

Comentarios

Lea También