Protesta en L'Hospitalet por las agresiones de un alumno

Las familias de segundo de primaria de la Escola Mestral denuncian la violencia reiterada de uno de los niños hacia sus hijos y profesores

Cristina Sierra

Whatsapp
Los padres y madres se concentraron a primera hora de la mañana ante la escuela. FOTO: Fabián Acidres

Los padres y madres se concentraron a primera hora de la mañana ante la escuela. FOTO: Fabián Acidres

Los padres y madres de los alumnos de segundo de primaria de la Escola Mestral de l’Hospitalet de l’infant protestaron ayer, ante las puertas del centro, por las agresiones que sufren sus hijos por parte de un compañero de clase. Desde hace un año los estudiantes, también varios profesores, padecen la violencia reiterada de este menor de edad, una situación que ha llevado a los familiares a concentrarse para que la dirección del centro y el Departament d’Educació tome medidas.

«En lo que llevamos de curso ha habido cuatro agresiones declaradas, incluso utilizando el material del aula para realizarlas», señalaban los padres, que añadieron que el último acto violento se produjo el viernes de la semana pasada, cuando el menor cortó una camiseta de uno de sus compañeros con unas tijeras.

Además, también ha habido acciones violentas contra los profesores, de hecho, alguno de los docentes se ha visto obligado a coger la baja ante esta «situación insostenible».

Los afectados explicaban que, cuando empezaron los primeros ataques, hablaron con la dirección del centro y también acudieron a la Policía Local y a los Mossos d’esquadra para solicitar información sobre cómo actuar para que sus hijos estuviesen más protegidos, pero se les informó que, al tratarse de un menor, no podían hacer nada.

«Desde octubre de 2020 se han presentado multitud de quejas con registro de entrada en la secretaria de colegio, derivadas de las agresiones que sufren nuestros hijos y los profesores que intentan detener estas situaciones. La dirección las adjunta al expediente para que, el inspector responsable del departamento abra la correspondiente investigación y dote al centro de los medios suficientes para resolver la situación, pero parece que no son suficientes pues las agresiones no cesan», apuntaban.

Los padres se mostraban también preocupados por cómo les está afectando esta violencia a sus hijos de 7 y 8 años. «Los niños están normalizando la violencia», lamentaban. Además, las continuas interrupciones del alumno en clase está pasando factura a la educación de los alumnos. «Nuestro objetivo es, y siempre ha sido, que nuestras hijos dispongan de una atención individual y flexible, adaptándose a sus necesidades. La convivencia en el aula es una prioridad en estos niveles educativos y, sin los medios adecuados, es imposible que las relaciones humanas se desarrollen con normalidad», aseguraban.  

Reunión con las familias

Fuentes del Departament d’Educació confirmaron ayer al Diari que estaban al corriente de la situación y que próximamente se reunirán con las familias afectadas de L’Hospitalet. 

Temas

Comentarios

Lea También