Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Puente con pies de barro en Cambrils

Las columnas de esta infraestructura de la avenida Bèlgica tienen grietas profundas en la base. Los vecinos temen lo peor

Jordi Cabré

Whatsapp
Dos de las cuatro columnas de este puente presentan desgajos de cemento y ya se vislumbra la estructura de hierro interior. Foto: Alba Mariné

Dos de las cuatro columnas de este puente presentan desgajos de cemento y ya se vislumbra la estructura de hierro interior. Foto: Alba Mariné

La conexión entre el Vial del Cavet –la carretera interior que conecta Cambrils con Salou– y la zona portuaria pasa por el puente de la avenida Bèlgica que sortea el trazado ferroviario en la zona de Cambrils Badia.

Esta estructura con más de 40 años de vida une los barrios del Regueral y Cambrils Badia, por lo que la circulación de coches es intensa todo el año, y más en los meses vacacionales. Con el tiempo, el peso de los vehículos, combinado con las vibraciones de los convoyes de trenes que pasan por debajo y la climatología, han provocado numerosas grietas y unos descorches de cemento que preocupan a los vecinos de las inmediaciones.

El vicepresidente de la Associació de Veïns de Cambrils Badia, Leonardo Roca, explica que «pusimos en conocimiento del tema a la concejal de barrio, Mercè Dalmau, que tomó nota del problema. Sin embargo, queremos respuestas y una reparación de estas columnas porque no sabemos qué puede ocurrir. Los técnicos dicen que son seguras para el puente, pero no nos fiamos», apunta el vecino. Además, reclama que las aceras del puente son estrechas «y quizá va siendo hora de plantearlas más anchas para evitar una desgracia», concluye el representante vecinal.

Los primeros temores

Hace un par de años, un ingeniero alemán jubilado que paseaba por la calle Manuel de Falla, paralela a la vía del tren, se acercó a las columnas y vio que aquellas incipientes grietas en la base de las columnas no eran una buena señal.

Su amistad con el concejal Oliver Klein, de Nou Moviment Ciutadà (NMC), permitió que aquellas grietas y el riesgo potencial que podían conllevar llegaran al pleno municipal. La respuesta se la llevó el viento y el tema se olvidó. Esta semana fue el portavoz de Ciutadans, Imanol Rico, quien insistió en la sesión plenaria sobre el asunto urbanístico tras reunirse con vecinos días atrás.

En esta ocasión, el concejal de Obra Pública, Antonio Laguna, contestó la reclamación asegurando que conocen la problemática del puente, que los arquitectos de la ‘casa’ aseguran que no hay ningún peligro y que «en las próximas semanas se repararán las grietas y los descorches». El concejal no puso ni fecha ni habló de partida presupuestaria.

Por su parte, Adif ha recordado que el puente es titularidad de quien lo utiliza y ha enviado una carta al consistorio para que haga el mantenimiento necesario para que esté en condiciones.

El ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Joan Borràs explica que «la base del pilar está sucia y se forman humedades. La armadura de hierro se oxida y provoca desprendimientos de hormigón en la cobertura. Si la patología sólo es eso, no pasa absolutamente nada y la estructura sigue siendo segura».

El experto consultado por el Diari asegura que la reparación es sencilla y no alteraría la circulación de trenes en este tramo de vía única que pasa siguiendo la línea de la costa.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También