Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«¿Qué pasará con las canciones que le pedías al DJ? Yo daré mi WhatsApp para que lo hagan»

Restricciones. Fran González, speaker, discjockey y maestro de ceremonias, actuará con mampara, mantendrá la distancia en bodas y eventos y pinchará peticiones a distancia en la nueva normalidad

Raúl Cosano

Whatsapp
Fran González o Fran Derarzt, según su alias como dj, en una sesión.  Foto: DT

Fran González o Fran Derarzt, según su alias como dj, en una sesión. Foto: DT

Francisco González, o Fran Derarzt, en su alias como dj, se cuida especialmente, sabedor de que en breve quizás entre en contacto con más gente. «Todo lo que compro me lo traen, apenas salgo, llevo casi dos meses sin tener contacto con nadie, porque quiero protegerme a mí mismo y no ser un foco de infección», cuenta desde La Bisbal del Penedès este técnico de sonido, maestro de ceremonias y speaker.

Él prepara su vuelta a la actividad bajo medidas de seguridad: desde una mampara cuando pinche en el City Hall de Barcelona, donde es residente, a unos protocolos específicos para oficiar bodas. «Todo el contacto, incluida la comunicación previa, con los novios o con alguna ‘wedding planner’, lo hacemos por mensaje o videoconferencia. Se ha perdido esa reunión con los novios que se agradecía mucho», explica Francisco, que desde ahora se llevará su propio equipo de sonido a las celebraciones. «A veces los altavoces u otro material los ponía otra empresa. Ahora no. Llevaré yo el micrófono y todo lo demás, para evitar complicaciones», cuenta él.

También limitará las pruebas de sonido y recalará el último en el evento, algo que no hacía hasta el momento: «Yo solía instalarme con bastante antelación, incluso una hora antes, esperaba en el altar y veía cómo se reunían los invitados y, al final, los novios. Ahora no. Voy a ser el último en llegar para evitar tener contacto».

Fran, con su mascarilla, en una sesión de dj. Foto: DT

En función del recinto (si es cerrado o no, si es amplio) los invitados deberán llevar mascarilla, pero Francisco procurará que los novios no tengan que hacerlo. «Prefiero mantener la distancia. No es importante que esté cerca. Puedo hacer mi trabajo desde lejos», explica.

Deberá, eso sí, extremar precauciones: más allá del uso del gel, tocará proteger el micro si algún invitado quiere hacer un parlamento y, en suma, recortar las muestras de complicidad: «Yo suelo ser muy cercano y, por ejemplo, solía aguantar el micro a la gente o aproximarme sin problemas. Eso lo tendré que cambiar». El organizador deberá aplicar la restricción de aforo: hasta 100 personas al aire libre y 50 en espacios cerrados en la fase 2.

Francisco espera recuperar poco a poco la actividad. «Las bodas se han pospuesto hasta septiembre. Estoy tranquilo. La gente me ha llamado para posponer pero no para cancelar», indica. Sí que ha cancelado las fiestas de cumpleaños («sobre todo se celebran los 18 y los 40») y otros festejos como las bodas de plata. Ahora realiza una promoción de hasta el 50% de descuento para atraer más clientela.

También en las visitas a domicilios para montar eventos este dj del Baix Penedès deberá amoldarse a las restricciones, que pasarán por la constante nebulización e higienización de su material audiovisual, y el distanciamiento social: «Pido que me tengan el sitio preparado para que yo llegue, instalarme y así no cruzarme con nadie. La idea es ponerme lo más alejado posible de donde la gente vaya a bailar y a estar. Eso da margen de maniobra en algunas casas».

«Ahora pido vídeos y fotos»

Cada hogar será un mundo, y Fran lo analizará a distancia para ver cuál puede ser su mejor ubicación: «Antes solía ir a visitar el lugar en el que actuaría, para ver cómo es el restaurante o el local. Ahora pido vídeos y fotos para saber cómo es sin desplazarme, y así organizarme mejor para montar el set».

Mañana, en Montblanc, pondrá en liza algunas de estas medidas en un evento familiar que puede ser una piedra de toque para este verano atípico en el que espera, poco a poco, ir recuperando el trabajo perdido como presentador y también como discjockey. En esa faceta, Fran se pregunta con humor: «¿Cómo nos van a pedir canciones a los dj’s ahora?». La Covid-19 promete acabar con ese ritual brasas de acercarse al pinchadiscos a solicitarle –al oído pero a gritos–, un tema. Fran tiene solución: «Pondré un cartel con mi WhatsApp y mi Instagram para que la gente me pida canciones a distancia. Ya lo hacía pero ahora lo potenciaré».

Temas

Comentarios

Lea También