Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas en Vilafortuny por la dejadez de un viejo complejo deportivo

Vecinos de la zona aseguran que se ha convertido en un foco de insalubridad y suciedad, y que es un criadero de ratas, mosquitos y serpientes
Whatsapp
Antonio Garrido muestra las bolsas de basura acumuladas desde hace meses en el viejo complejo.  Foto: A. González

Antonio Garrido muestra las bolsas de basura acumuladas desde hace meses en el viejo complejo. Foto: A. González

Era un complejo deportivo con pistas de tenis, bar, minigolf y piscina. Un núcleo de actividad lleno de vida en Vilafortuny, justo detrás del castillo. Pero cerró. Los años han pasado, y se ha convertido en un foco de dejadez, suciedad e insalubridad. Los vecinos están cansados. Llega el verano y aseguran que ni siquiera pueden abrir la ventana de su casa porque les entran toda clase de bichos. «Aquí hay ratas, serpientes y nos comen los bichos. Las hierbas están sin cortar, no se ha sulfatado. Hace más de cinco años que esto está así, y va de mal en peor», apunta Antonio Garrido, vecino de la calle Baronia. Explica que hace tiempo, debido a sus reiteradas quejas, tapiaron la piscina con piedras. Pero asegura que no sirvió de mucho. «Aquí hubo okupas durante mucho tiempo. Nos hemos quejado de ratas y cucarachas. Y además es peligroso, porque algún día se meterá fuego y habrá una desgracia», insiste Garrido.

 

Segundas residencias

En esta zona de Cambrils hay vecinos que, como Garrido y su esposa, viven todo el año. Aunque la mayoría son segundas residencias y solo pasan algunas temporadas. Aún así, insisten en que el problema, cuando más molesta, es en verano. «Esto estaba precioso, llevo viviendo aquí 15 años y era maravilloso. », lamentan los vecinos del entorno cercano al viejo campo de tenis.

Purificación Moreno, esposa de Francisco Garrido lamenta que «se han presentado muchas quejas y nadie hace nada. Y hay peligro de incendios. Incluso nos hemos planteado irnos de casa. Pero es nuestra casa, y aquí, almargen de este problema, estamos a gusto y muy tranquilos», lamenta Moreno.

Los vecinos afectados explican que al presidente de su comunidad de propietarios le llegaron a dar bolsas con productos específicos para que se hiciera cargo de las ratas. Pero ellos insisten en que no debería ser su labor, sino de la propiedad del solar o, al menos, del Ayuntamiento. Lamentan que llevan años así y reclaman una solución. Han pasado varios gobiernos por el consistorio, y aseguran que nadie les ha ayudado. Ahora esperan que el nuevo gobierno municipal muestre interés en su situación, porque afirman que se ha vuelto «totalmente insostenible».

Por su parte, el nuevo equipo de gobierno de Cambrils, que tomó posesión hace poco más de una semana, señaló ayer que estudiará la situación de esta zona de Vilafortuny «para mirar de buscar una solución tan pronto como sea posible».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También