Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas por la permisividad horaria para los Rockabilly en Calafell

El PDeCat lamenta que no haya la misma consideración en las fiestas mayores

José M. Baselga

Whatsapp
Uno de los conciertos del festival Rockabilly.

Uno de los conciertos del festival Rockabilly.

Durante el festival Rockabilly el Ayuntamiento de Calafell ha suspendido la limitación de ruido que él mismo aprobó y que impidieron alargar el concierto de la fiesta mayor ya que el horario tope eran las 3.30.

El gobierno ha aprobado un decreto por el que suspende «de manera provisional los objetivos de calidad acústica en todas las zonas afectadas directa o indirectamente por el festival Rockabilly».

Prioridades

Esa distinción motiva la queja de vecinos y del PDeCat, en la oposición. «Así se demuestran las prioridades. Para los Rockabilly se puede acabar más tarde, pero para las fiestas mayores o aniversarios como el de los Diables, se ha de acabar a las 3.30».

 El decreto que suspende la limitación horaria «entre la Carrerada d’en Ralet, paseo marítimo, calle de l’Estany y avenida Jaume Soler». También  entre la rambla Mossèn Tobella, carretera de la estación, avenida Jaume Soler y Passeig de la Unió.

Actos singulares
El gobierno (PSC-PP-UAM) aprobó una limitación hasta las 3.30 para fiestas y conciertos, pese a las críticas de quienes señalaba que para actos singulares podría alargarse. 

El alcalde argumentó que la normativa de la Generalitat fija ese horario para los fines de semana y en función de los decibelios que se alcanzan. Ante las criticas por recortar el horario de la fiesta mayor el gobierno respondió que con lo que se hace algún vecino podría denunciar.

Extraordinario
La normativa señala que los ayuntamientos tienen potestad para permitir un horario diferente en caso de fiestas extraordinarias

El gobierno de Calafell recordó una sentencia que condenó al Ayuntamiento de Vilanova por la denuncia de un vecino por un festival de música que se celebra cada año por lo que no debería considerarse extraordinario.

Vilanova tuvo que recortar el horario y cambiar el emplazamiento de la fiesta. En este sentido los que critican la permisividad para los  Rockabilly recuerdan que es un certamen clásico en el municipio y por lo tanto tampoco es extraordinario.  El PDeCat critica que «los Rockabilly sí que pueden acabar más tarde y ni controles de sonido ni nada».

En Calafell hay dos concejales del anterior gobierno que están investigados por el ruido en la calle Monturiol, donde se concentra la oferta de ocio nocturno. La denuncia la puso una vecina y el juzgado citó a dos concejales por no evitar ese ruido, por lo que el Ayuntamiento está seguido muy de cerca por sus actuaciuones en este sentido.

Temas

Comentarios

Lea También