Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Quién será el trepador de árboles más rápido?

Cambrils. El Parc Samà acoge el Campeonato Nacional de Trepa, un evento curioso en el que participan una treintena de profesionales

Cristina Sierra

Whatsapp
El campeonato acaparó las miradas de los turistas que visitaban el Parc Samà  FOTO: FABIÁN ACIDRES

El campeonato acaparó las miradas de los turistas que visitaban el Parc Samà FOTO: FABIÁN ACIDRES

E escaparte al Parc Samà es siempre un placer. Desde su reapertura en marzo de hace dos años a cargo de Expertus Turismo y Ocio, lo cierto es que he visitado en varias ocasiones este espacio único que te hace apreciar la naturaleza y te invita a relajarte con largos paseos mientras contemplas los animales que viven en el recinto. Así que cuando esta semana me preguntaron si podía ir a cubrir un acto en el parque no me pude negar a visitar uno de mis sitios favoritos de Cambrils.

Algo grande debe ocurrir cuando un sábado por mañana el parking está completo y hay coches aparcados en la carretera. Y es que este fin de semana, el Parc Samà se ha convertido en la sede de la XVIII edición del Campeonato Nacional de Trepa, organizado por la Asociación Española de Arboricultura (AEA). Un evento bastante curioso de ver, ya que al principio una se imagina que verá a las personas trepando por un árbol cual Tarzán o Mowgli, pero la realidad es bastante diferente.

Este año el concurso cuenta con la participación de una treintena de profesionales que competirán durante dos días para ver quién es el mejor trepador. Un evento que sorprendió ayer a los turistas que habían decidido visitar el parque y pasar allí un día muy soleado y con un poco de viento que se agradecía bastante. La fase eliminatoria consistió en cinco pruebas diferentes: «Lanzamiento de Hondilla» (ejercicio de precisión para instalar la cuerda desde el suelo); « Trabajo o Desplazamiento» (simulación de operación habitual de movimiento en árbol para rescatar a una persona herida); «Ascenso» (técnica de ascensión por cuerda); «Trepa rápida» (ascenso cronometrado a pulso); y «Rescate» (descender a un accidentado desde un árbol en menos de 5 minutos). Cinco pruebas no aptas para principiantes en las que era muy importante no romper ni una sola rama.

Uno de los concursantes de esta edición, Víctor Soler, de Valencia, explicaba al Diari que era la tercera vez que concursaba. «Los que participamos somos todos profesionales, nos conocemos ya todos y siempre hay alguien nuevo. Son pruebas duras que las debe realizar un experto. Yo me dedico a la arboricultura», apuntaba. Asimismo aseguró que no era la primera vez que visitaba el Parc Samà, ya que había estado hace cinco años, cuando la organización disputó en la misma localización esta competición. El concursante valoró muy positivamente la ubicación seleccionada. «Hay que hacer ver al visitante que lo importante del parque son los árboles. Hay especies únicas y si se pierde uno ya no lo volveremos a ver», manifestaba. 

Tras disputar las cinco pruebas, los cuatro primeros clasificados pasaron a la gran final «La Prueba de Maestros», en la que se jugaron una plaza para el próximo campeonato europeo. 

Actividades familiares

Con motivo de este certamen, la organización también planificó varias actividades dirigidas para toda la familia con el objetivo de concienciar sobre el medio ambiente. Los más pequeños pudieron disfrutar de talleres como hacer collares y llaveros con madera, pintar con tierra, dibujar mandalas orgánicos, jugar con arcilla o bien pasar por el estand de pintacaras. Además los más valientes, mayores incluidos, pudieron trepar por los árboles, perfectamente equipados, en el arbódromo preparado. 

Unas actividades divertidas que se sumaron a las diferentes carpas de empresas profesionales que promocionaban nuevos productos para los profesionales del sector y que no impidieron al grupo de taichí hacer su clase semanal enfrente la casa del marquès de Marianao.

Comentarios

Lea También