Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quitan la rampa de Ca l’Ixart de Altafulla por seguridad de los castellers

Las obras comenzaron el 27 de diciembre y estarán finalizadas antes del 31 de enero

Maria Pedrerol

Whatsapp
Imagen de los trabajos, que están a punto de terminar. FOTO: cedida

Imagen de los trabajos, que están a punto de terminar. FOTO: cedida

El local de ensayo de los castellers d’Altafulla, Ca l’Ixart, está en obras. Desde hace unos días los operarios están eliminando la rampa y la barandilla que había en el patio interior y que ponían en peligro la seguridad de los miembros de la colla. «La rampa estaba muy mal colocada, de tal modo que podíamos caer justo encima de la barandilla», alertó el presidente de la colla, Paco Pérez. Por eso se ha optado por quitarla del todo y construir, en un lateral, una escalera que da acceso a la sala social del local.

Pérez explicó que Ca l’Ixart «es un local pequeño y ensayamos en el patio exterior, que está partido en dos. Una parte es libre, y en la otra hay una red. En la parte donde hay la red sólo podemos ensayar los castells de dos, de tres y el pilar de cinc. El resto los ensayamos al aire libre». La rampa estaba construida precisamente en este espacio, lo que lo hacía todavía más pequeño y, por ello, más peligroso. 

Desde el Ayuntamiento de Altafulla, la concejal de Urbanismo y Vía Pública, Marisa Méndez-Vigo, recordó que las obras que se están realizando ahora en Ca l’Ixart, hace dos años que los Castellers d’Altafulla las solicitaban. Ahora estos trabajos, a los que se han destinado 30.000 euros (IVA incluido), se han podido llevar a cabo gracias a un sobrante para el que se pidió escoger a qué se quería destinar «y se decidió que fuera la remodelación de Ca l’Ixart».

Las obras comenzaron el 27 de diciembre y, según aseguró Méndez-Vigo, «finalizarán antes del 31 de enero. Las tenemos que hacer en un tiempo determinado porque los castellers necesitan el local para ensayar, de modo que hemos aprovechado el parón de la temporada castellera para llevarlas a cabo».

Los trabajos de remodelación de Ca l’Ixart incluyen otras actuaciones que van más allà de la construcción de la escalera y la eliminación de la barandilla. «Otro avance muy importante que garantiza nuestra seguridad es que se está poniendo suelo blando en todo el patio», explica Pérez. 

Además, se está adecuando la piedra de todo el local porque, al ser un antiguo pajar, la parte cubierta sufre mucha humedad y, según apunta Pérez, «cuando el agua filtra, entra en las habitaciones». Puesto que no se puede derribar todo el edificio y construirlo de nuevo, para evitar que esto suceda «se inyecta un líquido en la piedra que evita que entre tanta humedad».

Finalmente, se amplía el baño y se instala una ducha, además de arreglar la cocina que se usa para las cenas de los viernes. También la propia colla instalará luces en el patio puesto que, según explicó su presidente, «hasta ahora teníamos dos focos que nos daban muchos problemas de iluminación».

Temas

Comentarios

Lea También