Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reconocimiento para el barrio ferroviario de Sant Vicenç de Calders

La histórica colonia ferroviaria estará protegida. El Ayuntamiento inicia el expediente de declaración de Bien Cultural de Interés Local para todo el conjunto

José M. Baselga

Whatsapp
Una imagen de 1920 del barrio ferroviario cuando era una colonia autosuficiente con más de 300 vecinos en los pabellones. FOTO: DT

Una imagen de 1920 del barrio ferroviario cuando era una colonia autosuficiente con más de 300 vecinos en los pabellones. FOTO: DT

Hace décadas que los vecinos del barrio ferroviario claman por sus calles, por sus pabellones, por la que es su historia. Para que no se pierda porque han sabido mantenerla, orgullosos, durante más de un siglo. Finalmente años de cartas, reclamaciones, charlas, visitas guiadas y explicaciones parece que han dado resultado. 

El barrio ferroviario de Sant Vicenç de Calders será Bien Cultural de Interés Local (BCIL). El Ayuntamiento de El Vendrell iniciará el expediente para una declaración que debe preservar todo el conjunto que forma el núcleo.

De esta manera el objetivo es que todos los elementos ferroviarios –como son los pabellones que fueron viviendas, el almacén que llegó a ser sala de teatro barrio e incluso el depósito de agua– queden catalogados.

El concejal de Urbanismo, Josep Mercader, señala que el objetivo es la conservación integral de conjunto. Se descartan así anteriores proyectos como los de preservar tan sólo alguno de los pabellones para que quedase de recuerdo para la historia. 

Vecinos del núcleo e historiadores rechazaban esa posibilidad ya que en la lógica del conjunto está su potencialidad histórica, patrimonial e incluso visitable como una muestra de lo que eran las colonias ferroviarias.

Amoldarse
Con la preservación de conjunto, cualquier intervención urbanística en el entorno debe amoldarse a ese asentamiento ferroviario. El planeamiento actual de la zona contempla desde la construcción de un puente sobre las vías a un área de aparcamiento y una promoción inmobiliaria.
El concejal de Urbanismo señala que ahora cualquier intervención en la zona debe respetar el conjunto ferroviario. Una exigencia que debe quedar reflejada en el expediente de Bien Cultural, pero también en el redactado del Plan General. 

Ahora comenzará el expediente para la declaración de Bien Cultural de Interés Local para el núcleo ferroviario que debe determinar qué elementos han de conservarse. Tanto las construcciones como incluso detalles como los cierres de ventanas o ventanas.

Centro de interpretación
La comisión vecinal tiene preparado un proyecto que haría del asentamiento una especie de Centro de Interpretación de la vida ferroviaria. 

El valor de la zona es que conserva muchos de sus elementos como estaban hace ya un siglo. Incluso algunas de las viviendas que hay allí se conservan tal y como en su día la compañía las entregó a sus moradores. También se conserva el local de la escuela con su mobiliario original, así como la capilla y decenas de objetos desde señales a mobiliario y maquinaria. 

El objetivo es que el barrio ferroviario pueda ser visitable por su historia y lo que representó. La estación fue un objetivo de ataques aéreos en la Guerra Civil. Sufrió 101 bombardeos que causaron 75 muertos. Ser objetivo de la aviación llevó a los vecinos a construir un refugio que todavía hoy se conserva.

Propiedad de Adif
Los pabellones de viviendas son todavía propiedad del gestor ferroviario Adif y muchas de las viviendas están ocupadas. La titularidad de los bloques hace que la zona carezca de muchos servicios y no tenga el mantenimiento que merecería. 

Este año el gestor ferroviario ha ofrecido al Ayuntamiento de El Vendrell destinar los pisos vacíos que hay en los pabellones de a vivienda social. En total son 81 viviendas que en su día se ofrecieron a trabajadores de la compañía cuando se extendían las líneas hace un siglo. En 37 viviendas todavía viven familias ferroviarias que pagan un alquiler a Adif. El gestor ya ha denunciado en le juzgado la ocupación de las viviendas.
De momento el futuro es más tranquilo en el barrio.

Temas

Comentarios

Lea También