Más de Costa

Respuesta a El Vendrell: "La bandera azul es una auditoría gratuita del estado de las playas"

El Ayuntamiento anunció que no solicitaría ese distintivo

José M. Baselga

Whatsapp
La playa de Sant Salvador de El Vendrell.

La playa de Sant Salvador de El Vendrell.

«Cualquier proceso de naturalización de una playa es perfectamente compatible con los criterios que determina la bandera azul». Así responde el presidente de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, José Ramón Sánchez, al anuncio del Ayuntamiento de renunciar a ese distintivo. 

La asociación es la que recoge las solicitudes de los municipios para obtener la bandera azul. Las valora, hace un análisis de la playa, determina qué servicios necesita, y traslada las propuestas al organismo europeo que las concede.

La renuncia del Ayuntamiento de El Vendrell a solicitar la bandera azul ha sorprendido e indignado a la oposición y a la entidad  que agrupa a los empresarios de la localidad, ya que es rechazar un distintivo que certifica la calidad de la playa y sus servicios y es un reclamo para el turismo.

Los criterios

La concejal de playas, Bárbara Peris, argumenta la renuncia porque «choca con los criterios de naturalización de las playas que pretendemos». Pero desde la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, rechazan esa incompatibilidad.

«La bandera azul es una auditoría gratuita del estado de la playa. De su calidad y de sus servicios», explica  José Ramón Sánchez. «Y  las exigencias se ajustan al tipo de playa. Planteamos una proporción entre el disfrute y el uso de la playa».

Da seguridad

Señala que «las playas no son de un Ayuntamiento. Son de todos y todos tienen derecho a acceder. También las personas con movilidad reducida y por ello necesitan una pasarela». La presencia de la bandera azul «permite saber lo que puedes esperar en esa playa». Unos servicios de socorrismo, controles de agua, limpieza... «y todo ajustado a cada zona».

Los criterios para la obtención de la bandera azul, además, se revisan cada año en función de la situación y de la excepcionalidad como ha ocurrido con la alarma sanitaria. «Y eso es algo que vamos a ver en los próximos años», explica.

«No se va a obligar a poner duchas porque es insostenible ducharse con agua dulce repetidamente mientras se está en la playa para llegar a casa y volver a ducharse». También destaca que no sería de extrañar que llegase un momento en el que se apliquen aforos e incluso por la tipología del usuario.

Son esos criterios los que deben dar seguridad al visitante que busca tranquilidad. Y son los que certifica la bandera azul. Porque además «¿qué es naturalización? Ni en la Amazonia hay 20 kilómetros seguidos que sean totalmente naturales».

Lo que se busca

La bandera azul no impide que haya un aparcamiento, «pedimos que no se aparque en la duna». Ni obliga a una ducha o a una rampa cada 20 metros». Pero certifica que «el visitante va a encontrar lo que busca en una playa».

El presidente de la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor, señala que «la bandera azul tiene un atractivo para un turismo determinado que también busca zona naturalizadas. Otra cosa es que se busque otro tipo de turismo».
José Ramón Sánchez señala que municipios con una sucesión de banderas azules «no supone ventajas competitivas, sino ventajas cooperativas que implica a todos por la conservación».

Explica que la auditoría gratuita  que se hace de las playas permite no sólo conocer su estado, sino qué es lo que puede mejorarse. «A nivel ambiental y de servicios. No es una exigencia incompatible ecológica ni económica y socialmente».

Considera que «tener bandera azul supone mucha mayor conciencia cívica del visitante y del Ayuntamiento». Anticipa que en el futuro habrá playas mucho más tecnificadas e inclusivas.

Noticias relacionadas:

- El Venrell renuncia a las banderas azuleshttps://www.diaridetarragona.com/costa/El-Vendrell-renuncia-a-las-banderas-azules-20210303-0053.html?fbclid=IwAR0R_aubw1KS77u8KVMwH6dKYeTqLFW4t7k-vJu9H7kDy_yw-JuZ-FCxzwA

Temas

Comentarios

Lea También