Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Restauran la gárgola de una histórica casa de El Vendrell para evitar riesgos a los peatones

Los técnicos destacan que el estudio de la pieza ha revelado datos de la histórica muralla que protegía a la ciudad

José M. Baselga

Whatsapp
La intervención es para determinar el estado del elemento ornamental.

La intervención es para determinar el estado del elemento ornamental.

Técnicos de cultura han revisado el estado de las gárgolas de la torre medieval del Portal del Pardo de El Vendrell. El objetivo es comprobar su consolidación y restaurarla para garantizar la seguridad de los peatones. Además el análisis ha revelado datos de la historia de la localidad.

La gárgola es una decoración que generalmente tiene forma de animal o de ser mitológico y que camuflaba desagües en las construcciones medievales.

La Fundació Apel·les Fenosa impulsa la restauración de este elemento arquitectónico, pero se ha querido comprobar cual era su estado de conservación.

El edificio está protegido como Bien Nacional de Interés Cultural. El coste de la reparación lo asumen las donaciones que han realizado amigos del escultor Apel·les Fenosa (1899-1988) y de la que fue su musa y esposa Nicole (1926-2012) que vivieron en la casa.

El análisis de la pieza ha permitido extraer nuevos datos sobre la propia gárgola y la torre de la casa. Entre ellas cuál era la situación exacta de la muralla medieval de El Vendrell. Pero también que tanto la gárgola a restaurar como otra de la que no queda nada se colocaron en ese punto procedentes de la misma torre hacia finales del siglo XVIII.

Los historiadores consideran que la gárgola del Portal del Pardo es un vestigio de la torre medieval. Destacan que la forma actual de la misma torre es una modificación de la original. Los técnicos explican que muchas antiguas aspilleras con el tiempo se convirtieron en ventanas y más tarde en balcones.

El hecho de que las aspilleras (aperturas de los muros que se abrían con funciones defensivas para proteger a los arqueros) sean a los cuatro vientos de la torre hace pensar que se trataba de una torre aislada anterior al año 1518, cuando se levantó la casa del Portal del Pardo.

La intervención la ha dirigido Pau Arroyo con la participación de la arquitecta Elisenda Rosàs la arqueóloga Imma Teixell y el director de la Fundació Apel·les Fenosa, Josep Miquel Garcia.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También