Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Roban comida y dinero en un bar de Cambrils

Los ladrones entraron por el tejado de la cocina, vaciaron los congeladores y destrozaron la máquina tragaperras

Jordi Cabré

Whatsapp
Juan muestra con el palo de la fregona por donde entraron esta vez los ladrones en el bar. FOTO: ALBA MARINÉ FOTO: ALBA MARINÉ

Juan muestra con el palo de la fregona por donde entraron esta vez los ladrones en el bar. FOTO: ALBA MARINÉ FOTO: ALBA MARINÉ

La desesperación de Juan, el hombre que regenta el bar La Trobada de Cambrils, se refleja en su voz. Lleva cinco años al frente de este negocio situado en la avenida Baix Camp y jamás se había encontrado con dos robos en poco más de tres meses. «Ya no sé que hacer. Estamos a las puertas de la Navidad y me han vaciado las neveras. A bote pronto, el género tendrá un valor de unos 4.000 euros», explica.

Por si fuera poco, se han cebado con la tragaperras, con las botellas de licor e incluso una cesta de Navidad que hacía la boca agua sólo de verla en el mostrador. Esta vez, posiblemente por falta de tiempo, la máquina de tabaco sólo tiene un golpe, pero no se han llevado su contenido.

Los Mossos d’Esquadra confirmaron ayer que están investigando este robo con fuerza en Cambrils, aunque las pistas que tienen son insuficientes para fijar un objetivo. Sólo la sospecha de que los autores podrían ser los mismos que hace tres meses albergan algo de esperanza a este matrimonio de restauradores es que todavía se repone del susto.


Por el tejado
Juan atrancó la puerta trasera, cerro la delantera y colocó la valla pasada la medianoche del pasado jueves. Las medidas de seguridad habían aumentado en La Trobada por culpa de otro robo en agosto. En aquella ocasión, dos sujetos entraron por una ventana del baño y forzaron hasta cinco puertas para hacerse con un botín de comida valorado en unos 6.000 euros. «La alarma no saltó y el seguro sólo me ofreció mil euros a cambio de olvidarme del asunto. En otras palabras, perdía 5.000 euros y sin contar las reparaciones», resopla sólo con acordarse.

En esta ocasión, los ladrones vieron una entrada más eficaz. El techo de la cocina era fácil de romper y al ser una sóla planta, la altura no fue un handicap. Los dos sujetos penetraron en la madrugada del jueves, vaciaron las sacas con pan y las rellenaron de cordero, pollo y otras viandas. Siguieron con las botellas de licor y no se olvidaron de la cesta de Navidad.

Antes de marcharse, abrieron la tragaperras y se llevaron la recaudación. No bajaba de un millar de euros, calcula Juan.

Los ladrones salieron por el tejado sin problemas. Ya no había alarma en el local (la quitó) y los focos exteriores no fueron una medida disuasoria.

Por la mañana, el trabajador que está con Juan abrió la persiana a las ocho y se encontró el percal. «Vino la científica (Mossos), pero nos dijeron que las huellas no estaban del todo nítidas y con esa cara de frustración hemos vuelto a empezar», explica este restaurador, que tiene proyectos de futuro para este restaurante de la avenida Baix Camp.


Sospechas
Juan tiene la intución de que los autores de ahora son los mismos que los de agosto. En este tiempo, su mujer estuvo en tres ruedas de reconocimiento y en dos de ellas apuntó a dos personas. Una de ellas, vecina de la ciudad, tiene un gran número de antecedentes, explica Juan y asegura que se lo han dicho los Mossos. El otro podría ser extranjero. De momento, los Mossos no han hecho ninguna detención y la investigación de este robo con fuerza sigue su curso.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También