Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rubatec denuncia al Ayuntamiento de Salou por la prórroga «forzosa» de su contrato

La empresa considera que deberían pactar nuevas condiciones económicas para no «seguir perdiendo dinero»

Carmina Marsinach

Whatsapp
Técnicos de la empresa Rubatec haciendo tareas de mantenimiento en Salou. FOTO: Lluís Milian

Técnicos de la empresa Rubatec haciendo tareas de mantenimiento en Salou. FOTO: Lluís Milian

La empresa de Serveis Integrals de Manteniment Rubatec ha presentado un contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de Salou por la «prórroga forzosa» de su contrato que venció en diciembre de 2016. Según la compañía, en mayo de ese mismo año comunicó al consistorio que no estaba interesada en continuar, pero al ofrecer servicios considerados como «esenciales» se ha visto obligada a seguir hasta que el ente municipal no licite un nuevo contrato. 

«En el contrato se especifica que esta prórroga bianual debe ser de mutuo acuerdo con las partes (…) Estamos a 2018 y aún no sabemos qué piensan hacer. Nos dicen que tenemos que quedarnos hasta que haya una nueva empresa pero no hacen nada por tenerla. ¿Hasta cuándo tenemos que seguir perdiendo dinero porque no hacen nada para licitar un nuevo contrato? (…) No sé como calificarlo, si desidia o manca de voluntad por parte del Ayuntamiento de resolver esta situación», explica Francesc Vidal, director de Rubatec. 

El 1 de febrero de 2013 la compañía inició los servicios de mantenimiento i conservación del alumbrado público, de iluminaciones ornamentales, de edificios municipales, la instalación de semáforos, entre otras tareas, para el consistorio salouense. Su contrato de 4.188.000 millones de euros por un período de cuatro años terminaba el 31 de diciembre del 2016. «Las pérdidas económicas anuales eran aproximadamente de 350.000 euros, es decir, alrededor de un 35% del valor anual del contrato», apunta Vidal.

La empresa considera que viéndose obligada a seguir, tan solo debería ofrecer los servicios «esenciales» que por un tema de seguridad ciudadana no puede dejar de prestar, como por ejemplo el mantenimiento del alumbrado público o asegurar el buen funcionamiento de los semáforos de la ciudad. Pero con el contrato vencido, cree que ya no le corresponde seguir haciendo tareas como el montaje de escenarios y tarimas para eventos públicos.

Pactar nuevos precios

Asimismo, Rubatec expone que su oferta de contrato «ya no es válida» y por lo tanto deberían pactar nuevos precios. «Estamos obligados a seguir con unas condiciones que son absolutamente horrorosas, estamos perdiendo mucho dinero (…) Nos han obligado a poner muchos más medios de los que se preveían inicialmente, que hiciéramos más cosas por el mismo precio, pero cuando se termina el contrato no podemos seguir sine die», manifiesta el director de Rubatec. 

Según la compañía, el Ayuntamiento les dijo que tenían que seguir prestando los mismos servicios con los mismos precios y además, asegura que les «amenazaron con sanciones» en caso de que no hicieran todo lo que estaba previsto en el contrato. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Salou dice que esta prórroga ya se preveía en el contrato y asegura que están trabajando para sacar a licitación todos estos servicios que ahora está llevando a cabo Rubatec en tres contratos, tres pliegues de condiciones diferentes. En noviembre de 2017 sacaron a licitación el montaje de escenarios para eventos públicos, pero el concurso quedó desierto. 

Fuentes municipales dicen no tener constancia de que la empresa haya interpuesto un contencioso administrativo, un recurso que según la compañía fue presentado el 22 de julio del 2017. 

El pasado mes de agosto, el consistorio sacó a licitación el contrato para el mantenimiento del alumbrado público. En este caso, Rubatec presentó un recurso de impugnación del pliego licitado en el Tribual Català de Contractes.

Según el director de la empresa, este contrato contaba con la mitad de la plantilla que ahora mismo está trabajando en el mantenimiento del alumbrado público con lo cuál el resto perdería su puesto de trabajo y por esto lo impugnaron. 

Desde el Ayuntamiento aseguran que con este recurso la adjudicación ha quedado paralizada y se prevé que sea un proceso lento porque desde el 29 de agosto el Tribunal Català de Contractes no está resolviendo ningún contrato. 

La empresa Rubatec también lleva el mantenimiento de espacios e instalaciones de ayuntamientos de toda Cataluña y también de algunos de la provincia de Tarragona como por ejemplo en Calafell o varios entes municipales de la comarca de la Ribera d’Ebre.

Temas

Comentarios

Lea También