Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou: Subir al tren sin tener billete

La estación de la calle Carles Roig está cerrada temporalmente por obras. Lo que más lamentan los usuarios es no poder tener servicio de bar

Carmina Marsiñach

Whatsapp
Este lunes los técnicos instalaban las máquinas de validación de billetes y abonos. FOTO: Alba Mariné

Este lunes los técnicos instalaban las máquinas de validación de billetes y abonos. FOTO: Alba Mariné

Vestíbulo cerrado por obras de mejora. Disculpen las molestias. Este es el cartel informativo que desde el pasado 8 de febrero hay en la entrada del edificio de la estación de tren de Salou de la calle Carles Roig. Son muchos los usuarios que aún no saben que las instalaciones están cerradas temporalmente por trabajos de mantenimiento. El equipamiento llevaba más de seis meses apuntalado por problemas estructurales. 

Es el caso de Anais Ortega. Este lunes cogía el tren de las 14.20 horas en dirección a Barcelona para ir a pasar unos días con una amiga. «No teníamos ni idea de que estaba cerrada. Nos han dicho que podíamos comprar el billete al revisor», dice Ortega. Se lo explicaron los trabajadores de Renfe que estos días se encuentran en el andén vestidos con chalecos rojos fluorescentes para informar a los usuarios de la situación y de cómo deben adquirir sus billetes. 

De momento aún no hay instaladas las máquinas expendedoras de billetes en el exterior. Este lunes un técnico estaba trabajando en la instalación de las máquinas de validación de billetes y abonos. Ayer ya estaban en funcionamiento. Los paneles informativos con los horarios ya están colgados en el exterior del andén. 

Pero no poder coger el billete en la estación no parece ser un problema para los usuarios. «Se lo compramos al revisor y ya está», explica Davina Blánquez que también viajaba a Barcelona de forma puntual. Pero la situación no es tan cómoda para aquellos que quieran adquirir un abono. Hasta que no instalen las máquinas expendedoras, no podrán cogerlo en Salou. A bordo del tren tan solo se pueden pagar billetes sencillos. 

Otra viajera, Josefa Canal, preferiría que la estación estuviera abierta pero «lo que más echamos de menos es que no haya servicio de bar, la verdad», explica. 

Desde el pasado mes de octubre, el bar de la estación de tren está cerrado. La empresa que tenía la concesión terminó el contrato con Adif el 30 de septiembre. El gestor de infraestructuras sigue estudiando si sacar de nuevo el servicio a licitación ya que en cuanto entre en marcha el Corredor del Mediterrani la estación dejará de funcionar.

Josefa considera que lo que sí deberían disminuir es la distancia que hay entre el andén y el tren en algunos tramos: «Hay demasiado espacio. Yo me caí y me tuvieron que venir a buscar en ambulancia», lamenta. Otro usuario que prefiere mantenerse en el anonimato, considera que «es una vergüenza que la estación esté cerrada» y no entiende como en un municipio turístico como Salou no haya servicio de bar. 

Los usuarios sí que siguen teniendo acceso a los lavabos que se encuentran en un módulo a parte del edificio. 
Justo al lado de la estación ya se ha instalado otro módulo externo que aún no está en funcionamiento. Adif explicó que serviría para la venta de billetes. 

Temas

Comentarios