Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou encarga un estudio científico para salvar la regresión de sus playas

Los temporales de este año han dejando al principal atractivo turístico de la ciudad con mucha menos superficie disponible

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de la playa Llarga al mediodía de ayer. La pérdida de arena respecto a otros veranos es evidente. Foto: alba mariné

Imagen de la playa Llarga al mediodía de ayer. La pérdida de arena respecto a otros veranos es evidente. Foto: alba mariné

El Ayuntamiento de Salou encargará en los próximos días un estudio de su litoral a la Universidad de Cantabria, uno de los centros especializados en dinámicas de corrientes marinas. La razón de ello es la pérdida de miles de metros cúbicos de arena y el descenso de la anchura de las playas más populares: Llevant y Llarga. También se han visto afectadas calas de Cap Salou e incluso la playa de Ponent, asegura el alcalde, Pere Granados.

El pasado 2 de junio, la Junta de Govern Local aprobó una resolución dirigida a la Autoritat Portuària de Tarragona (APT). Le pedía el cese inmediato de cualquier extracción de arena de la zona de La Pedrera, ya en término municipal y al lado de la playa de La Pineda (Vila-seca), con el fin de que este banco pudiera regenerar las playas mediante las corrientes.

También ha pedido al Port de Tarragona que no drague en el banco de arena de la zona de la Pedrera

De este depósito de arena, situado al lado del espigón, el Port se ha ido nutriendo en estos últimos 13 años para regenerar la playa de La Pineda, mediante un estudio medioambiental que avalaba la operación y que permitía salvar este tramo de un kilómetro de litoral afectado directamente por la prolongación del dique de Llevant del Port de Tarragona.

«No tengo ningún interés en perjudicar a Vila-seca ni la playa de La Pineda. Lo que pretendo es que las playas de Salou no pueden perder arena. Lo de este año es una situación límite», asegura Granados, que lo que propone es que el Port busque otros puntos para esta reposición y que no afecten colateralmente a localidades vecinas.

De hecho, el Port ha explicado que estudiarán la petición del Ayuntamiento de Salou para que la próxima temporada no haya problemas para mantener la playa de La Pineda sin perjudicar indirectamente a calas y litoral de Salou.

Imagen de la playa Llarga de Salou de 2009. La anchura de arena que tenía nada tiene que ver con ahora. Foto: dt

Por esta razón, el Ayuntamiento de Salou busca un estudio independendiente de la universidad cántabra para que marque unas directrices de cómo salvar las playas y regenerar de la forma más natural posible la arena que ahora está sumergida. Esta misma institución realizó un estudio para Salou para ver cómo afectaría una posible ampliación del puerto deportivo, idea que posteriormente se descartó.

«Es difícil precisar cuánta arena se ha tragado el mar, pero la playa Llarga es una de las más afectadas. La gente se queja de que las tumbonas ocupan mucho espacio y la verdad es que es el mismo que en el pasado, pero ahora hay menos arena. Si perdemos la playa, perdemos atractivo y no lo podemos permitir», asegura el alcalde.

Aunque el Port de Tarragona lleva 13 años realizando extracciones anuales de 100.000 metros cúbicos para  mantener en condiciones la playade La Pineda, Pere Granados afirma que es el primer año que los temporales de invierno y primavera han dejado secuelas irrecuperables en Salou. Y a pesar de los trabajos y las reposiciones de la Dirección General de Costas del Estado, la imagen de antaño de las playas de la ciudad es muy diferente y han perdido metros y metros de arena que está dentro del mar.

Temas

Comentarios

Lea También