Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou indemnizará con 10.614==euro== a un niño que tropezó con una señal rota

El menor, que en 2015 tenía 11 años, corría tras una paloma cuando se hizo un corte que requirió 20 puntos de sutura

Jordi Cabré

Whatsapp
El corte que sufrió el menor. Foto: cedida

El corte que sufrió el menor. Foto: cedida

El Ayuntamiento de Salou pagará a una familia de Jaén 10.614,60 euros. Así lo ordena una sentencia del juzgado contencioso adminitrativo número 1. Se trata de una indemnización por un accidente que sufrió un menor de edad en septiembre de 2015 cuando perseguía una paloma en una zona verde situada en la plaza Sant Jordi.

En ella había un trozo de mástil de una señal de tráfico que sobresalía de forma peligrosa. El menor, según declaró su padre Luis Cortés al Ayuntamiento y después explicó al Diari, corría tras una paloma cuando se tropezó cortándose en la pierna. La herida no era superficial: 10 centímetros de longitud y unos cuantos de profundidad. Fue curado en el CAPde Salou, donde recibió hasta 20 puntos de sutura.

Los padres, que estaban de vacaciones visitando a unos amigos, se enteraron tarde, cuando el niño ya estaba en la camilla atendido por un médico. Se enfadaron por lo ocurrido, puesto que este trozo de señal de tráfico (ver las imágenes) era un riesgo innecesario. De hecho, la sentencia que ha dictado el magistrado explica que «este poste de metal no tiene ninguna función, ni tampoco existe ningún motivo para que el mismo se encontrara en el lugar».

Los padres del menor culparon al Ayuntamiento y respiraron aliviados que la lesión, aunque grave, no hubiera sido en otras partes más vulnerables del cuerpo: cabeza, cuello o estómago. Cortés presentó la queja en el consistorio, pero la respuesta municipal que recibió aún le molestó más. El Ayuntamiento estudió la queja, leyó el informe médico y contestó que «si bien los daños físicos quedan contrastados , éste no es elemento probatorio suficiente de que el daño es consecuencia del bien municipal aludido (el poste)».

Por tanto, la respuesta municipal fue que el mástil «era perfectamente visible y evitable» y atribuyó el accidente «la exclusiva falta de atencion del perjudicado por no haber adoptado la debida cautela o precaución», contestó el Ayuntamiento.

La familia jienense decidió interponer un recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de Salou ya que consideraban que lo que le había ocurrido a su pequeño podía pasar a más gente si nadie reparaba en ello.

Tras estudiar el caso el juez considera que toda responsabilidad de ese trozo de poste situado en una zona verde es del Ayuntamiento: «No existe prueba de que la misma esté prohibida para jugar o pasear, ni que exista valla o cerramiento de ningún tipo. Por lo tanto se ha generado un riego absolutamente innecesario».

El magistrado añade que «tampoco se aprecia que, ante la existencia de este elemento completamente innecesario y peligroso pueda apreciarse concurrencia de culpa alguna, dado que no existe una explicación razonable a su presencia».

Por todo ello, el juez considera que la cantidad reclamada «reculta compatible con las lesiones sufridas» y que la «pretensión indemnizatoria de laparte actora se estima proporcionada y ajustada». Así, en esta ocasión la indemnización no se reparte a partes iguales entre denunciante y denunciado, sino que es la Administración Pública la que debe afrontar el pago.

Temas

  • COSTA

Lea También