Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou multa con 300€ a los que compran en paradas de venta ambulante

Una campaña, con el lema ‘No trenquis el cor al comerç’, informa de la prohibición y las sanciones que fija la ordenanza

Mònica Just

Whatsapp
Los agentes cívicos reparten material e informan a los visitantes y a la ciudadanía a pie de calle. FOTO: Alba Mariné

Los agentes cívicos reparten material e informan a los visitantes y a la ciudadanía a pie de calle. FOTO: Alba Mariné

La venta ambulante ilegal es un problema que acecha a prácticamente toda la costa. Sí que es cierto que, en Salou, prácticas como el top manta apenas se asoman. Pero la cercanía con los principales puntos de venta hace que sufra las consecuencias, y además también tiene que combatir con vendedores sin un punto fijo que van en busca de sus clientes. El principal foco de esta venta ambulante es el triángulo formado por las calles Saragossa, Carles Buïgas y Colón. Y el Ayuntamiento ha querido intensificar su cruzada con una nueva campaña itinerante a pie de calle que informa sobre los riesgos, los peligros y las sanciones vinculadas a la venta ambulante ilegal. 

Para ello se ha recuperado el lema que se impulsó hace algunos años, No trenquis el cor al comerç, que pone en valor la importancia de apostar por comprar al comercio de proximidad, y de adquirir productos de forma legal. Ayer instalaron una carpa en el Passeig Jaume I, dentro de la Fira Fora Stocks, donde los agentes cívicos informaban a pie de calle –y con carteles en varios idiomas– de la prohibición de la compra y venta ilegal en la calle, y de las sanciones de 300€ que la ordenanza de civismo fija tanto para quienes ofrecen los productos como para quienes pagan por ellos.

«No hemos detectado un repunte. Pero sí que es cierto que la problemática sigue ahí», explica ayer desde la carpa el concejal de Seguretat Ciutadana, David González. Un hecho que se suma a una campaña de verano donde el volumen de ventas es más flojo que el del año pasado, y que por lo tanto hace que el sector sufra más las consecuencias de esta competencia desleal. 

Así lo pone sobre la mesa Isabel Melé, del comercio Melé, quien se muestra preocupada porque «cada vez hay más vendedores ilegales y comercializan más productos. Si no se puede erradicar, al menos que paguen la Seguridad Social y los impuestos, como el resto», apuntaba desde su estand de la Fira Fora Stocks, reconociendo que, a nivel de ventas, este verano es bastante flojo. «Hay mucha gente, pero no gastan mucho», apuntó.

La carpa informativa vivió ayer la primera jornada de un calendario itinerante donde pasará por varios puntos de Salou. Sobre todo, por la zona cero, donde más se concentra la venta ambulante: el entorno de Carles Buïgas. Francesc Ribes es uno de los agentes cívicos que se dedica a realizar esta tarea de difusión. Y señala que uno de los principales hándicaps con los que se encuentran es que muchos turistas, cuando por ejemplo ven el mercado que monta el top manta en la frontera entre Cambrils y Salou, ven tal montaje y despliegue que creen que es algo legal. «Lo primero que tenemos que hacer es informar, antes que sancionar. Que la gente tenga claro que no es legal», añadía el concejal.

Mientras, un paseante valenciano se interesó por el tema. Se informó, cogió algunos trípticos y se mostraba sensible con ello, señalando que donde vive hay también problemas similares. Los agentes cívicos insisten en que no se trata solo de la competencia desleal que se hace al sector del comercio, sino de los peligros que supone adquirir productos que no cumplen los requisitos y que no están en buen estado. «Somos conscientes de que erradicar esta práctica es prácticamente imposible, pero tratamos de minimizarla», señaló el edil.

También recordó que hace algo más de un año se impulasron unas mesas de seguimiento con el Síndic, representantes de ayuntamientos y de cuerpos de seguridad. Pero que tras algunas reuniones no se llegó a avanzar más. «Cada municipio tiene problemas y realidades distintas y tiene que abordarlo de forma diferente», añadió.

Por su parte, Laura, hija de la propietaria de la tienda Concoria de Salou, lamentaba que «no hacen nada para evitar la venta ambulante. Y el problema es de los que mandan. Es un abuso en toda regla». Y coincidía con otros representantes del sector en el hecho de que este verano está siendo más flojo de lo normal. «Ferias como Fora Stocks van bien porque ayudan a darnos a conocer. Pero el viernes llovió y perdimos el día. En cambio, nosotros pagamos lo que tocaba. Deberían compensárnoslo de alguna manera, celebrando la Fira otro día, por ejemplo», lamentó.

Temas

Comentarios

Lea También