Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou pondrá fin a la pésima imagen que ofrece hoy su sector comercial

El pleno suspenderá por un año las licencias para cerramientos y buscará consenso para unificar la imagen y la calidad estética

J.Cabré

Whatsapp
Los comercios de la avenida Príncep d´Andorra son un ejemplo de lo que no debe seguir en Salou. Foto: Alba Mariné

Los comercios de la avenida Príncep d´Andorra son un ejemplo de lo que no debe seguir en Salou. Foto: Alba Mariné

La excelencia turística que ofrece Salou no se corresponde con una parte importante de su sector comercial. Muchos de los negocios situados cerca de las zonas de mayor presencia de visitantes han equipado sus locales con cerramientos de diferentes tipos con el fin de ganar el máximo espacio posible –dentro del ámbito privado– y ofrecer mayor género a sus clientes potenciales.

Esta competencia agresiva queda patente en diferentes calles muy frecuentadas: avenida Príncep d’Andorra, tramos de la calle Barcelona, el propio paseo Jaume I... Los cerramientos han terminado por crear una imagen de un comercio salvaje, sin criterios de estética y que en algunos puntos, incluso, dificulta el paso de peatones por la acera.

Ante esta situación, y con muchos intentos fallidos en el pasado, el equipo de gobierno ha decidido suspender la tramitación y concesión de las licencias municipales que puedan generar nuevos cierres comerciales. Durante un año, no se podrá tramitar ningún cierre más, aunque los actuales seguirán siendo legales y operativos.

La medida se explicó ayer en la comisión informativa. La concejal de Promoció i Dinamització Econòmica i Empresarial, Comerç, Consum i Mercats, Martina Fourrier, a raíz del encargo del Plan estratégico de la actividad comercial en Salou, elaborado por la Fundació del Parc Científic i Tecnològic de Turismoe i Oci de la URV, ha puesto de manifiesto «una dinámica muy preocupante en cuanto al desarrollo de las iniciativas comerciales, que difiere del objetivo de calidad y apuesta en la consolidación de Salou como destino comercial», explica Fourrier.

El concejal de Gestió de Territori, Marc Montagut, añade que se detecta un problema derivado de la ordenanza municipal de toldos y rótulos, que afecta directamente a la calidad de la oferta comercial. En ella, ya en 2012 se modificó para crear la figura sancionadora y poder multar con 300 euros aquellos comercios que dieran mala imagen. La sancion, pero, era para los locales que incluso sobrepasaban los límites del próximo cerramiento legal.

«La función de los toldos o cerramientos que se encuentran en la parte exterior no debería hacer otra que complementar el local comercial, como zona de exposición. Pero la realidad es otra: existe un uso abusivo por la acumulación y sobreocupación de estos espacios».

Con el diagnóstico comercial en mano, y tras evaluar cuál es la línea que se quiere definir desde el gobierno para mejorar la calidad del comercio, se ha acordado establecer en el POUM los parámetros urbanísticos adecuados para mejorar la calidad en los cierres de los establecimientos comerciales, con el objetivo de conseguir un entorno urbano favorable a una actividad comercial equilibrada, y ordenada. De aquí la suspensión de licencias hasta tener un consenso para el sector.

Temas

  • COSTA

Lea También