Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou prevé en un mes desbloquear la tramitación del cierre de balcones

Los técnicos trabajan la opción del ahorro energético para que esta demanda vecinal pueda hacerse sin contrariar al POUM

Jordi Cabré

Whatsapp
La ciudad tiene un total de 900 bloques de viviendas, muchos de los cuales tienen algunos de sus balcones cerrados. FOTO: ALBA MARINé

La ciudad tiene un total de 900 bloques de viviendas, muchos de los cuales tienen algunos de sus balcones cerrados. FOTO: ALBA MARINé

El equipo de gobierno de Salou (CiU-PSC) explicó ayer en sesión plenaria que los técnicos municipales del Ayuntamiento están elaborando una propuesta que podría desbloquear de una vez por todas la regularización del cierre de balcones, una práctica extendida en la ciudad e ilegal desde 2003 en el Pla d’Ordenació Urbana de Salou (POUM).

El alcalde, Pere Granados, anunció que los técnicos habían propuesto una nueva vía administrativa para que el cierre de terrazas esté incluido en el POUM mediante una modificación puntual. La estrategia está basada, entre otros fundamentos jurídicos, en el decreto legislativo 7/2015 que reflexiona sobre la necesidad del ahorro energético y que en otras ciudades ya ha sido aplicado (Murcia o Madrid).

Esta opciónde Salou quizá sería aceptada por la Comissió Territorial d’Urbanisme, órgano dependiente de la Generalitat y que debe dar el vistobueno a la demanda municipal. Por esta razón, Pere Granados pidió a la oposición y a la plataforma de propietarios afectados un mes más (hasta el próximo pleno) para poder introducir la petición de modificación del Plan General e iniciar, de una vez por todas, la tramitación para regularizar una práctica extendida y a su vez ilegal a día de hoy en muchos edificios de primera y segunda residencia de Salou.

La oposición –básicamente liderada por el PP y Ciutadans– criticó al equipo de gobierno por las formas de conocer esta nueva estrategia, puesto que en el orden del día del pleno estaba incluida la propuesta de modificación puntual y el alcalde anunció su retirada en el inicio de la sesión.

El debate por la retirada de este punto y el transfondo político que implicaba se tornó agrio y a veces incluso despectivo entre políticos. Todos quisieron remarcar que no eran culpables del retraso ante la representación de afectados presentes, que esperaba una explicación oficial tras la noticia publicada ayer por el Diari. Su presidente , Francisco Martín, admitió tras el fin del pleno que «esperaremos la nueva propuesta que ha prometido el alcalde y confiamos en que sea la definitiva».

Martín estaba orgulloso de que el tema haya trascendido más allá del debate político y que gracias a la difusión la gente conoce ahora que los balcones que están cerrados son ilegales.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También